Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Criticic escriba una noticia?

Abuelas y nietas: un nuevo pacto

21/03/2018 21:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad... convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Hay una primera cosa que no podemos dejar de decir: gracias, gracias a todas las mujeres que llevan una vida peleando en todos y cada uno de los espacios donde estaban, incluidos los partidos y los espacios de militancia de la izquierda, por poner el feminismo en el centro de nuestro proyecto político. Lo que ocurrió el día 8 excede cualquier explicación particular. Incluso la suma de esas millones de acciones no puede explicar completamente eso que la filosofía llama un "acontecimiento". Estamos bastante seguras de que con las movilizaciones de las pensiones sucede algo parecido. Qué agradable calor sentimos caminando juntas con un país que se ha puesto en marcha.

Este acontecimiento, esta ruptura del orden ordinario de las cosas, es lo que nos lleva a plantear al mismo tiempo una segunda cuestión: cautela. Cuidado con querer cerrar las interpretaciones de lo que está pasando con los mismos códigos con los que venimos construyendo hasta ahora. El momento en que estamos en nuestro país exige escuchar lo que está sucediendo con el feminismo en todas sus dimensiones de politización, incluidas, y sobre todo, las que a priori nos suenan lejanas. España vive probablemente una de las etapas de movilización más grandes y potentes de su historia democrática y ha representado el papel de vanguardia en el mundo entero.

Sin embargo, más allá de la incertidumbre que esto le provoca al Gobierno y a Ciudadanos, que siguen sin entender del todo qué hace un pueblo en la calle, lo cierto es que los datos hablan solos: no son solo las asesinadas y la brecha salarial; son también el 39% de la brecha de género en las pensiones, las 8 mujeres de cada 10 personas con pensiones no contributivas que tan solo cobran entre 92 y 370 euros, las incontables horas que hemos dedicado las españolas a cuidar de los nuestros, mayores, pequeños, enfermos, dependientes y nuestras casas sin recibir nada a cambio. España es lo que es gracias a su gente, a pesar de sus gobiernos, y, especialmente, por sus mujeres. Esta huelga ha cuestionado que la brecha de género siga siendo el alimento de nuestro sistema económico; ha cuestionado las bases del Estado de Derecho, dejando en evidencia que hasta ahora las mujeres hemos estado fuera del mismo.

Dentro de todo esto hay un punto que no podemos soslayar quienes estamos en las instituciones y.aspiramos a gobernar: miles de mujeres demandaban que nos hiciéramos cargo de lo que estaban gritando ahí fuera, y esto excede, y mucho, esa especie de llamada a la "Paz Mundial" con la que el Partido Popular ha decidido encajar lo sucedido para sufrir los menos daños posibles. Este momento histórico nos exige responder con claridad a una pregunta decisiva: ¿cuál es el papel de la política institucional en este momento? La exigencia es máxima.

Para afrontar este reto, es necesario ajustar un programa político y un visión de país a esta cuestión, y, a la vez, quienes estamos en las instituciones, tenemos que ser muy conscientes de que poner en marcha estas políticas constituye el camino más firme para sentar los cimientos de un nuevo Estado de Bienestar, otro país.

Si pensamos en quienes más han sufrido la ruptura del contrato social, no podemos obviar lo difícil que lo han tenido esas mujeres a las que el analista electoral Jaime Miquel ha llamado las reformistas, las españolas de entre 45 y 65 años, que consiguieron modernizar este país, que ahora son las madres de una generación sin futuro, las esposas de los parados de larga duración y las hijas de los dependientes con pensiones miserables. No es casualidad, por tanto,que fuesen ellas, junto a las más jóvenes, las que el pasado día 8 de marzo demostraron un músculo de movilización y visión progresista de la sociedad difícil de comparar ahora mismo con ningún otro colectivo. Igual que sucede con las pensiones, la solidaridad intergeneracional entre mujeres es un espacio clave desde donde seguir articulando un espacio amplio de cambio político. Y que nadie se engañe, son ellas las que sujetan y podrían mover este país en todos los sentidos, sin ellas nada; con ellas, con nosotras, todo.

Pero ¿cuáles son las demandas y preocupaciones de las mujeres de nuestro país? Las mujeres hemos mostrado una especial preocupación por aquello que más protege nuestras vidas.Así lo ha mostrado el CIS, que pone de manifiesto que, para las mujeres, la sanidad pública, la violencia machista o las pensiones, son temas centrales Las mujeres, porque sostenemos la vida, queremos un Estado que haga lo mismo, que ponga políticas públicas en el centro para sostener la vida: los cuidados y las políticas de la dignidad como otro pilar fundamental del Estado de Derecho. Queremos orden, y eso, hoy, es feminismo.

Desde la protección contra las violencias sexuales, pasando por la precariedad, el sistema de dependencia, así como la sostenibilidad y la dignidad de las pensiones, hablamos de tocar una serie de cuestiones que están en la raíz de nuestra organización social. Si tenemos que pensar el Estado de Bienestar del futuro, este tiene que ser un Estado feminista, capaz de reconocer entre otra cosas los espacios de trabajo reproductivo como lugares de intervención pública nítida y contundente. Es nuestra tarea obligar a las instituciones a adaptarse a un mundo que no han tenido en cuenta. Recordemos que la historia de nuestros sistemas de seguridad social, pensiones, salud y educación son hijos de un momento histórico donde el movimiento obrero fue capaz de materializar sus demandas en instituciones colectivas capaces de generar entornos de seguridad y libertad material y proyectarlos a lo largo de la vida de las personas. La actual coyuntura histórica (y geográfica) es precisamente la de la crisis de ese proyecto. Es el momento de una agenda institucional feminista transversal capaz de generar los consensos que generó en su momento la vía socialdemócrata y que hoy día parece haber perdido su espacio y su sentido histórico por toda Europa. Dicho de otro modo, un nuevo contrato sexual es la mejor salida para la crisis del contrato social, que se ha roto con el abandono del gobierno del marco de los Pactos de Toledo y el Pacto contra la Violencia de Género. Debemos traducir el pacto intergeneracional entre las abuelas y las millennials en políticas públicas.

En el caso de nuestro país fueron precisamente las mujeres que vivieron la transición las que dieron el mayor impulso de cambio para salir del franquismo. Y es con ellas, junto a las generaciones más jóvenes, con las que debemos recuperar ese proyecto de país en el que de verdad quepamos todos y todas. Pensiones dignas, un sistema nacional para la dependencia, educación pública desde los 0 años, libertades y derechos sexuales, o lucha contra la precariedad son puntos de una agenda feminista institucional que puede dar el impulso definitivo a ese país que empezó en 2011 y que no termina de nacer. La seguridad ciudadana que necesita nuestra gente son políticas públicas que dignifiquen nuestras vidas. La mejor manera de hacer esto es poniendo las vidas en el centro: hacer feminismo, rescatar a las personas en vez de rescatar bancos, radiales y mafiosos. Hay dinero, hay voluntad política, hay (marea) esperanza. "Nosotras por ellas, madres; y ellas por ti".

---------------------------

Yolanda Díaz y Ángela Rodríguez son diputadas de En Marea en el Congreso.


Sobre esta noticia

Autor:
Criticic (2156 noticias)
Fuente:
ctxt.es
Visitas:
1075
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.