Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Claudiavm escriba una noticia?

Estado de ánimo: planeando un viaje

19
- +
07/08/2022 14:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Elegir un destino, definir fechas, coordinar vuelos, traslados y alojamientos, contratar un seguro, no olvidarnos nada...todo ello nos está enseñando algo sumamente importante para nuestra vida: la planificación. Una vez más, hablando del potencial de un viaje

Hasta hace unos años, yo me había convertido en una experta planificadora y organizadora de viajes. Yo pasaba mis días organizando viajes reales y potenciales para mí, pero también incluso llegué a presentar mis propuestas a otras personas o a ayudarlas en su propio proceso de planificación.

Disfrutaba tanto esto que había pensado en armar algún tipo de proyecto orientado a la asesoría en viajes. La idea no era tanto vender un viaje en sí mismo, porque para eso ya existen las agencias y los operadores y prestadores turísticos, pero sí ayudar con la organización a quienes muchas veces quieren escapar de las agencias, o a quienes no se animaban a hacer su primer viaje, sea porque era en solitario, sea porque era a un país diferente, sea porque nunca habían viajado.

En fin, más allá de contarles eso, estoy queriendo llegar a otra de las herramientas que creo que nos ofrece el hecho de viajar: la planificación. Sin darnos cuenta, de una manera dulce como suelo decir, nos embarcamos en una coordinación de fechas, primero de días de vacaciones en nuestro lugar de trabajo, luego en acuerdo con la familia si el viaje no es en solitario, siguiendo con la definición de un destino, escogiendo tal vez entre un destino u otro, o armando un itinerario, analizando horarios de vuelos, coordinando alojamientos y excursiones, tal vez un seguro de viajes si corresponde, evaluando opciones de traslados internos, previendo desayunos y comidas, gastos extras y todo el presupuesto en general…

Ah! Y me olvidaba, si logramos coordinar todo lo anterior, aún falta el armado de la valija que no sólo incluye ropa, sino todo aquello que podamos necesitar, desde un protector solar hasta el cargador de celular, tal vez la notebook por si seguimos trabajando, tal vez la cámara de fotos, y todos los “tal vez” que se les ocurran. Y no menor es no olvidar documentos, reservas, vouchers que, aunque sean digitales de alguna manera deben estar organizados…

Recuerdo las materias que tuve en la universidad sobre planificación en general orientada a empresas y organizaciones, o sobre planificación de proyectos…los viajes han sido de mi mejor práctica a nivel personal!!!! Por eso, una vez más, insisto en que las posibilidades y herramientas que nos da un viaje van mucho más allá del ocio y el disfrute que buscamos.

Y así como aprendemos dulcemente a planificar un viaje, podemos capitalizar ese aprendizaje y llevarlo a nuestra vida diaria, a otros aspectos en que tal vez fallemos por no planificar

Y así como aprendemos dulcemente a planificar un viaje, podemos capitalizar ese aprendizaje y llevarlo a nuestra vida diaria, a otros aspectos en que tal vez fallemos por no planificar. O también, visto de otra manera: algo que sucede al planificar un viaje es que disfrutamos muchísimo del proceso y entonces elegir un destino o un alojamiento resulta ser una decisión de lo más divertida, alegre, reconfortante. De esa manera, he ahí otro aprendizaje a llevar a nuestra vida diaria: disfrutar el proceso.

Quiero hacer dos aclaraciones:

  • Algunos viajeros prefieren que el destino los sorprenda y pueden considerar tal vez demasiado estructurado llevar un itinerario. De cualquier forma, creo que siempre existe una planificación mínima, como el día en que voy a viajar o hacia dónde voy a ir. Pero, además, también considero que muchas veces por no prever ciertas cuestiones, nos quedamos sin poder hacer alguna actividad o visitar algún lugar. Esto se da principalmente cuando se trata de un viaje con los días contados.
  • Cuando hablo de planificación o de su importancia, de ninguna manera quito peso a la acción. De hecho, será la acción, lo ejecutado, lo que en verdad valga la pena. En este caso, concretar el viaje. En general, planificación sin acción es ilusión, pero acción sin planificación es la mejor forma de no ir hacia ningún lugar.

Y me dirán, sobre todo en la vida, que no se puede planificar todo, o que a veces las mejores aventuras se viven por no planear. Y sí, así es. No estoy diciendo que haya que planificar todo, sino que, si queremos alcanzar determinado resultado, lo mejor es prepararse, y que un muy buen entrenamiento son los viajes.

Además, hay un detalle más: ni planificar ni ejecutar conforme lo planificado siempre es garantía de que todo suceda exactamente como lo previmos. Porque claro, con toda seguridad existen variables que no consideramos o aspectos que no dependen de nosotros y de nuestra voluntad. Pero también ello es parte del aprendizaje.

 

Puedes ver mi otro artículo sobre el potencial de un viaje AQUÍ.

Te espero en mi blog: Plan C, by Clau

Sígueme en Facebook Plan C e Instagram Plan C

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Claudiavm (7 noticias)
Visitas:
183
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.