Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

La asepsia personal, hospitalaria y de quirófano salva más vidas que los fármacos. Aquí la historia

07/09/2012 16:17

0 La historia global de la higiene (asepsia) es larga y ejemplar... el lavado de manos ya no es simbólico sino descubierto por hombres geniales como Pasteur y Lister

0

Antes de comenzar a discutir la asepsia y la antisepsia, hay que decir que la figura del hospital, como la conocemos hoy, es relativamente reciente. Nació en el siglo XVIII, como una institución encargada de la asistencia médica por parte de un equipo médico organizado. Esto representó un enorme paso al frente, ya que la salud se fue haciendo más accesible a una proporción cada vez mayor de población aunque la desproporción con las clases desposeídas era y es irritante…

Conceptos claves de la asepsia: de la terminología al lavado de las manos

“Asepsia” es un término de origen griego que significa sin putrefacción que agrupa todos los procesos y conductas necesarios para llevar a cabo la manipulación médica libre de agentes patógenos. Para ello, existen diversas herramientas que han empujado a la asepsia a ser uno de los grandes logros del pensamiento. Las herramientas que abarca la asepsia las podemos dividir en las siguientes: conductas y políticas; Antisepsia; Desinfección, y Esterilización.

La asepsia y la antisepsia no son dos conceptos huecos, forman un conjunto de procedimientos y protocolos encaminados a la prevención de las infecciones, siendo la higiene de las manos la de mayor importancia y más simple, el pilar en la prevención y la contención de las infecciones transmisibles.

El lavado de manos no es el de Pilatos, significa remover mecánicamente la suciedad o la materia orgánica con la ayuda de jabones, en que la variable más importante es el agua con que se realiza. Las normas internaciones marcadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), indican que el agua utilizada preferentemente debe tener las mismas características que las que usan para el consumo humano. Sin embargo, esta premisa casi nunca logra alcanzarse en los países del Tercer Mundo, y el simple lavado de manos, aunque es capaz de disminuir la carga bacteriana en las manos, puede provocar contaminación cruzada de microorganismos presentes en el agua, como son P. aeruginosa, M. avium, Fusarium spp… etc…

Otro componente de mucha importancia y muchas veces dejado de lado, es el correcto secado de manos. La humedad está íntimamente relacionada con una recolonización mayor y más rápida por gérmenes patógenos, además de que un mal secado de manos puede arrastrar bacterias de otros sitios no lavados, haciendo inútil el efecto del lavado de manos.

Prácticamente, el lavado de manos debe realizarse incluso cuando no hay suciedad visible y debe complementarse con una correcta higiene. Hay que tener en cuenta que los jabones carecen de actividad bactericida aunque disminuyen la población de gérmenes. Los profesionales deben conocer bien las características de mayor importancia de los agentes antisépticos a emplear y los más utilizados. Se deben eliminar algunos agentes antaño de moda como el merthiolate, los derivados del amonio cuaternario y el hexaclorofeno, ya que su actividad es mínima y su uso es obsoleto.

Para dimensionar los efectos positivos que puede traer consigo la higiene de manos, habría que recordar las pandemias de gripe, como la sufrida en 2010 en México. Este tipo de pandemias son de naturaleza cíclica, que ocurren entre cada 10 y 15 años, siendo la más importante la Gripe Española ocurrida en 1918, porque tuvo una morbilidad de cerca del 80% de la población mundial y ocasionó entre 50 y 100 millones de muertes. Más que las bajas en los frentes de Francia, durante la Guerra Europea (1914-18).

Estudios posteriores a esta pandemia demostraron que las medidas no farmacológicas, como la higienización de manos y la etiqueta respiratoria, tenían un mayor impacto en la contención de la enfermedad, que las medicinas entonces al alcance. Con la implantación de una asepsia rigurosa disminuyeron las cifras de mortalidad hasta un 50%. La disminución fue inclusive mayor, hasta en un 20%, donde las medidas se adoptaron pronto.

Pero junto con sus ventajas, nació con la asepsia algo nuevo y siniestro: las infecciones nosocomiales o de hospital

Se conoce como infección nosocomial a cualquier infección adquirida dentro de un centro hospitalario. Las tasas de incidencia reportadas de infecciones nosocomiales en países desarrollados van del 5 al 10%, mientras que en Latinoamérica, por ejemplo, las proporciones pueden subir hasta un 23% en las áreas de cuidados intensivos. Las infecciones nosocomiales son un gran problema de salud, ya que se relacionan a un incremento del riesgo de muerte hasta en un 40%, estancias prolongadas y a grandes costos para los sistemas de salud.

La primera referencia de impacto, en relación con las infecciones nosocomiales, la realizó Ignaz Semmelweis en 1847, quien, basado sólo en la observación, relacionó tasas mayores de mortalidad debidas a la fiebre puerperal, a una menor costumbre del lavado de manos. Gracias a la implementación de la higiene de manos con una solución de hipoclorito de sodio, disminuyó la tasa de mortalidad, de 14% calculada en 1846, a una tasa de 1% en 1848. A pesar de demostrar sobradamente esta disminución en la mortalidad, Semmelweis fue degradado y desacreditado por otros médicos, y sus observaciones fueron dejadas al olvido.

Louis Pasteur químico nacido en Francia, en 1822..., fue quien descubrió que la causa de las enfermedades son los microbios, conocido como la "teoría de los gérmenes de la enfermedad", es uno de los más importantes en la historia médica. Su trabajo se convirtió en el fundamento de la ciencia de la microbiología, y una piedra angular de la medicina moderna.

La asepsia y la antisepsia no son dos conceptos huecos, forman un conjunto de procedimientos y protocolos encaminados a la prevención de las infecciones

La formidable contribución de Pasteur a la microbiología y la medicina no se puede resumir sino aplicarle la palabra revolución. Y ahora que estamos hablando de Asepsia fue el primero que abogó por un cambio total en las prácticas hospitalarias única forma de reducir al mínimo la propagación de enfermedades por los microbios. En segundo lugar, se descubrió que las formas debilitadas de un microbio podría ser utilizado como una inmunización contra las formas más virulentas del microbio. En tercer lugar, Pasteur descubrió que la rabia se transmite por agentes tan pequeñas que no podía ser visto bajo un microscopio, revelando de esta manera el mundo de los virus. Como resultado, desarrolló técnicas para vacunar a los perros contra la rabia, y para tratar a los humanos mordidos por perros rabiosos. Y en cuarto lugar, Pasteur desarrolló la "pasteurización", un proceso mediante el cual los microorganismos dañinos en los productos alimenticios perecederos se destruyen con el calor, sin destruir la comida.

Pasteur era un investigador minucioso y altamente intuitivo y sus principios básicos tienen innumerables derivados que siempre se consideran las ramificaciones más amplias a su obra. Mientras que él reverenciaba la ciencia, Pasteur siempre creyó que había valores espirituales que trascienden. Pasteur era también un orador público capaz, a menudo defendiendo sus posiciones en varias controversias con elocuencia. No es de extrañar y no puede considerar un “chauvinismo” que si uno se pierde en cualquier ciudad de Francia, la mejor forma de orientarse es preguntar por el Instituto Pasteur, que será un centro de estudios, una escuela, un instituto o un laboratorio, pero que está allí. Es un norte.

Pasteur y Lister los padres de la microbiología aplicada a la medicina y a la cirugía

Junto a Pasteur pondríamos el nombre de Lister, cirujano inglés, quien también observó que son los microorganismos los que producen la infección de las heridas.

Predicó la limpieza en la práctica de la cirugía y el empleo de sustancias antisépticas que evitaran la contaminación y el desarrollo de los gérmenes. Esos dos grandes hombres desarrollaron la práctica de la asepsia y antisepsia.

El concepto de antisepsis o antisepsia fue introducido en 1867 en la cirugía por este profesor de Glasgow. Actualmente se considera a ambos los padres de la asepsia y la antisepsia, promocionadas el primero gracias a su elocuencia y el segundo a su poder de divulgación médica básica en los medios de difusión ingleses. En la revista The Lancet, describió métodos para el tratamiento de fracturas y enfatizó el cuidado a las supuraciones, ya que los microrganismos del aire llegan a las heridas. Lister recomendaba operar bajo el vaporizador de fenol, como un agente desinfectante efectivo. En agosto de mismo año 1867, dio una conferencia en el Colegio de Médicos de Dublín, titulada: “Sobre el principio antiséptico de la práctica de la cirugía”.

A principios de la década de 1880, los bacteriólogos lograron identificar que los gérmenes eran transportados por el instrumental quirúrgico, las manos y las gasas infectados. En ese momento se desarrolló el procedimiento de la asepsia, y las prácticas quirúrgicas toman el título de “cirugía moderna”. El cirujano Gustav Adolf Neuber (1886) introdujo la manipulación aséptica de las heridas y la prevención de las infecciones. Ernst von Bergmann implementó la esterilización de gasas y el instrumental, mediante vapor de agua caliente. El aseo de la mesa de operaciones y el quirófano con productos químicos germicidas; el lavado de manos convertido en un ritual obligatorio, y también el uso de la bata blanca, cubrir el cabello y el inicio del uso de guantes de goma esterilizados, se deben a William S. Halsted en 1894.

Los mejores conocimientos anatómicos permitieron evitar las hemorragias gracias a una mejor disección de los vasos sanguíneos y su ligadura. Se diseñaron nuevas pinzas, nuevos instrumentos quirúrgicos que facilitaban la técnica. Los nombres de Pean y Kocher han ligado sus nombres a sus instrumentos. Las perdidas sanguíneas se comienzan a reponer. El descubrimiento de los grupos de sangre por Landsteiner hizo posible la sustitución de la sangre perdida y abrió el camino a las más complicadas operaciones del siglo XX y el XXI.

Los cien años transcurridos entre 1880 y 1980, se contemplan como de máxima importancia en el desarrollo de la Cirugía rigurosa en sus análisis y científica en sus conocimientos.

Cambiaron totalmente el concepto de Hospital en su función y su organización. El trabajo en equipo se entendió ya como necesario. El cirujano desarrolla técnicas que le permite llegar a todos los órganos. Cientos de cirujanos realizaron múltiples operaciones en equipo y perfeccionaron las técnicas ya existentes incluido el funcionamiento como un team. Y el Dr. Barnard realizó el primer transplante de corazón abriendo el camino al mundo de los transplantes.

El Profesor Halsted, cirujano del hospital americano de J. Hopkins, merece una cita especial. Integró los conocimientos científicos de la medicina a la Cirugía. Sistematizó y organizó el acto quirúrgico en tres principios: División de tejidos. Disección y escisión de órganos. Reparación y aproximación de los mismos.

A través de su escuela se divulgaron y aceptaron sus sistemas por la comunidad quirúrgica. Halsted está considerado por muchos autores como el verdadero pionero y padre de la Cirugía moderna.

A lo largo de todos estos siglos los cirujanos, los médicos en general, se plantean dos problemas de gran importancia: Diagnóstico por visión directa de las lesiones, y tratar de causar el mínimo daño, la menor lesión posible a los enfermos operados. El esfuerzo de un gran número de cirujanos desarrolló lo que hoy se conoce en el medio con el nombre de Cirugía laparoscópica.

A partir del año 1987, con el uso de la videocámara y la utilización de varias otras vías de actuación, la cirugía laparoscópica alcanzó un mayor desarrollo. El esfuerzo de los precursores no debe ser olvidado. Entre todos consiguieron operar a los enfermos sin necesidad de abrir grandes agujeros en el cuerpo humano.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en