Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jorbasmar escriba una noticia?

Dominando nuestro inconsciente

06/07/2012 19:19

0 Seguimos viajando por el mundo de la psicología, en esta ocasión de la mano de Emile Coué

0

El otro día cotillee un libro escrito por Émile Coué, psicólogo y farmacólogo francés, (padre del conocimiento aplicado), ciertamente me llamo la atención su titulo, ya que desconocía a su autor, el título en cuestión es “El dominio de sí mismo”.

Ciertamente en demasiadas ocasiones, nos dejamos dominar por las circunstancias, por los sentimientos, por las personas que nos rodean, o por cualquier otro motivo… cosa que seria interesante dominar esas ocasiones, y que las ocasiones no puedan con nosotros.

El libro esta compuesto en lugar de capítulos, por siete conferencias (de hecho el libro solo tiene 80 páginas).

Como últimamente, aunque sigo con mis recetas, sigo mirando la economía, que por cierto, la bolsa española ayer bajo un 3% y hoy lleva el mismo camino… (como para ponerse a llorar en lugar de escribir) os comentare su primera conferencia.

Comienza hablándonos de la autosugestión, empezaremos por saber en que consiste la autosugestión.

La autosugestión consiste, en un proceso por el cual una determinada persona enseña a su subconsciente para creer algo, o dominar ciertas asociaciones mentales, normalmente, con una idea fija y concreta.

Coué nos cuenta que este poder, el de la autosugestión lo tenemos desde que nacemos, se trata de una fuerza potentísima que puede generar los mejores o los peores efectos.

Emile Coué nos cuenta que cuando la autosugestión la practicamos de forma consciente, esta autosugestión puede traer la salud física a casi todos los enfermos y salud moral a los neuróticos.

Coué también nos dice que en nosotros tenemos dos personalidades, ambas inteligentes, la consciente y la inconsciente.

El estado inconsciente, al ser inconsciente, suele pasarnos desapercibido.

Como ejemplo nos habla de las personas sonámbulas, la cuales se levantan por las noches, mientras duermen y terminan algún trabajo que tenían pendiente de realizar, estas personas al día siguiente no recuerdan que fueron ellos los que terminaron su trabajo, esto lo sabría nuestra parte de nuestra personalidad inconsciente.

Curiosamente, nuestro inconsciente es quien domina las funciones de nuestro organismo y nuestra imaginación.

Emile Coué nos cuenta que según los diccionarios, voluntad, se definiría como: “Facultad de libre determinación de nuestros actos”.

Aunque discrepo, con esta definición, ya que opino que nuestra libertad termina y ha de terminar donde comienzan las libertades de los demás… Coué se nos va por los derroteros del inconsciente con sus parábolas.

Nos pone el ejemplo de colocar una chapa grande en el suelo y hacer pasar por ella a varias personas, estando la plancha en el suelo, estas personas andarían sobre ella con total seguridad, pero nos hace el supuesto de esa misma chapa suspenderla a la altura de un campanario ¿esas mismas personas andarían con la misma seguridad?

Aunque nos pone un segundo ejemplo mas simple, pero no por ello menos real…

Nos habla de que si una persona padece insomnio, si esta persona quiere dormirse, a mayor esfuerzo haga por dormirse, mas nervioso se pondrá y más difícilmente se dormirá.

También nos habla de los bebedores que desearían dejar de tomar alcohol, que saben que el alcohol les hace daño, pero que son incapaces de dejarlo, de los criminales que hacen sus delitos sin desear realizarlos, pero estos dicen que no pueden impedirlo, de todo esto Emile Coué acusa al inconsciente.

Después de todo lo leído, nuestro inconsciente debe ser un mal bicho que no hay forma de dominarlo, pero nuestra misión justamente es la contraria, aprender a dominar muestra imaginación y nuestro subconsciente.

Para conseguir llegar a este punto empezaremos por definir la sugestión.

“La acción de imponer una idea al cerebro de una persona”

También será necesario definir la autosugestión.

“La implantación de una idea en sí mismo por sí mismo”

Ahora solo nos falta saber como “domar” a nuestra imaginación… para dominarla tenemos la “autosugestión”.

¿Cómo autosugestionarnos?

1 – Pensar, con su razón, la cosa que debe ser objeto de la autosugestión.

2 – Según se responda sí o no, pensar solo “esto será, esto pasa, esto ocurre, etc”.

3 – Cuando el inconsciente acepta esto, se realizaran las cosas que deseamos realizar.

Es mas Emile Coué considera que el hipnotismo es parecido a una autosugestión consciente, por no decir lo mismo.

Nuestro inconsciente es tan poderoso que desde ser la fuente de muchos de nuestros males, puede curarnos dolencias físicas y morales reales.

También nos dice Emile Coué que cuando la imaginación y la voluntad están en lucha, siempre gana la imaginación.

En términos matemáticos nos cuenta que…

1 – En el conflicto entre la voluntad y la imaginación, la fuerza de la imaginación es en razón directa el cuadrado de la voluntad.

2 – Cuando la voluntad y la imaginación están de acuerdo, la una no se añade a la otra, sino que, la una se multiplica por la otra.

3 – Y nos remata con la siguiente afirmación… “La imaginación puede ser conducida”.

Según Emile Coué nadie debería estar enfermo, prácticamente todas las enfermedades pueden ceder ante la autosugestión… estoy de acuerdo, en que la voluntad del paciente hace mucho, pero hasta este extremo…

¿Cómo podemos sugestionarnos?

Hemos de pensar en una sola cosa, podemos pensar en varias cosas, pero una después de la otra.

¿Cómo conseguir que la sugestión sea curativa?

Es muy simple…

Debemos mentalizarnos, sentarnos y cerrar los ojos.

Hemos de fijar en nuestro cerebro que queremos estar bien.

Empezamos por pensar en la comida… en masticar bien y lentamente los alimentos.

Como masticamos bien, haremos bien la digestión.

Por tal cuestión nuestros intestinos trabajaran bien.

Cuando vayamos a dormir estaremos mentalizados en que vamos a dormir bien, por lo cual no tendremos pesadillas y nos levantaremos descansados.

Aunque tengamos motivos reales para estar preocupados o simplemente aburridos, no lo estaremos, estaremos siempre contentos y animados.

Desearemos que todos nuestros órganos funcionen bien y que cumplan normalmente sus funciones, si alguno funciona mal, nuestro subconsciente se encargara de repararlo al poco tiempo.

Como especial recomendación, bajo la influencia de la autosugestión deberíamos decirnos cada día lo siguiente:

“Todos los días, bajo todos los puntos de vista, voy de mejor en mejor”.

Hasta aquí ha llegado esta primera conferencia, quizás próximamente os comente la segunda.

Para quien desee leerse el libro se titula:

“El dominio de si mismo” escrito por Emile Coué.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en