Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ghamm escriba una noticia?

La dorada miel de abejas

11/07/2012 07:35

0 Ninguna bacteria puede sobrevivir en ella, debido a su alta concentración de azúcares

0

Aun no se inventa un alimento, tan dulce y tan puro, como la miel . Hace milenios, dibujado en una pared de piedra en España, se puede ver a un hombre extrayendo el dulce premio de un panal .

La miel es muy especial, ya que cuando está en su perfecto punto de madurez, ninguna bacteria puede sobrevivir en ella, debido a su alta concentración de azúcares.

En Egipto , hace unos 3.300 años, se depositó en una tumba, y se encontró, al descubrirla, ennegrecida y espesa, pero todavía pura. Es difícil adulterarla sin que nos demos cuenta: al añadirle agua, para adelgazarla, se fermenta. Tampoco la cera se puede copiar, ya que es exclusividad de las glándulas de las abejas.

Su dulzura y pureza han estado, simbólicamente representadas, en las ceremonias matrimoniales desde tiempos inmemoriales hasta hoy. Los romanos dejaban caer gotas de miel a la puerta de los recién casados, y de ahí viene la tradición de cruzar el umbral con la esposa en brazos de su marido. En todo el mundo, mezclada o adherida al pan o a las bebidas es parte viviente de la ceremonia misma, y los primeros días del matrimonio se llaman “ Luna de miel ”, en casi todos los idiomas.

Este milenario y extraño alimento, maravilla de la naturaleza, es producto de una estrecha relación entre las flores y las abejas . La naturaleza dotó a las f lores del atractivo perfecto, y la forma ideal al cuerpo de las abejas , para producir la polinización y el uso del polen y el néctar . La inmensa mayoría de las flores desaparecerían sin las abejas , y las abejas no podrían sobrevivir sin las flores .

Las abejas tienen que llevar al panal , antes del anochecer, una cantidad de néctar que equivale a unas diez veces el peso de su propio cuerpo, y se calcula que dos kilos de miel necesitan unos 40.000 viajes de ida y regreso, aproximadamente.

Aparte de ser un alimento exquisito, la miel es un regalo que se recibe de unos seres extraordinarios, trabajadores y minuciosos

Cuando la producción de néctar está en su punto mas alto, mas o menos a finales de la primavera, las abejas trabajan sin descanso y mueren en su labor. Aproximadamente, entre unas dos y seis semanas, de esfuerzo máximo, caen extenuadas en el campo sin que sus compañeras se detengan a contemplarla siquiera, ya que otra abeja nace para suplir a la que desaparece día tras día por agotamiento.

Durante milenios, quienes saben de mieles, la han adquirido con sabiduría. En Atenas buscaban la suave miel del Monte Himeto, sabor delicioso que entregaba el néctar de la flor del tomillo. En la Edad Media se buscaba la miel de Malta, cuyo secreto estaba en el néctar de la flor del azahar. En Francia se buscaba la miel de Gatinais, producto de una flor lupulina, y la Selva Negra o miel de madera está elaborada con la resina que brota de las hojas de pino.

Aparte de ser un alimento exquisito, la miel es un regalo que se recibe de unos seres extraordinarios, trabajadores y minuciosos, que entregan su vida por fabricarla, en constante y armónica concentración con la naturaleza.

La abeja y la flor parecen tan diferentes, pero su asociación es tan beneficiosa para la humanidad, que parece ser la nota perfecta de la evolución. Y poner esa nota, transformada en gota en nuestra boca, nos convierte en beneficiarios del regalo de la naturaleza.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en