Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

¿Es la economía de libre mercado demasiado «ideológica»?

4
- +
03/03/2020 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa economía de libre mercado es a menudo ignorada por ser «ideológica» en lugar de científica. Probablemente suena inteligente para los analfabetos económicos, pero decididamente no lo es. No significa ni de cerca lo que la mayoría de la gente asume que significa. La palabra «libre» en la economía de libre mercado no se utiliza como un juicio de valor normativo, sino que indica una economía que no se ve afectada por factores exógenos (del exterior).

Por lo tanto, «libre» significa que es la economía de mercado en sí misma la que está sujeta a análisis teóricos. De hecho, es la única manera de identificar todos y cada uno de los mecanismos y procesos de mercado «puros».

Si la economía tratara de extraer inductivamente la teoría de los datos, nunca podríamos saber qué es lo que captamos en esos datos: ¿son los mecanismos económicos reales (subyacentes), o el efecto de las regulaciones, o de un contexto temporal específico, o alguna mezcla?

Como todas esas cosas en la economía real siempre coexisten y son interdependientes, nunca pudimos separarlas con precisión, y por lo tanto no pudimos averiguar cómo funciona realmente la economía. Los resultados serían aleatorios y contingentes, lo que haría imposible tanto las predicciones como la comprensión. Cualquier mecanismo real y específico que sea intrínseco a una economía de mercado, es decir, su naturaleza de mercado qua mercado, que determina los resultados también cuando hay otras cosas involucradas, estaría fuera de nuestro alcance.

Por supuesto, se puede afirmar que no existen tales mecanismos y, por lo tanto, que estudiar y teorizar sobre el mercado sin esas influencias es irrelevante. Pero esta afirmación requiere en primer lugar que se descarte debidamente la idea de mecanismos económicos «puros». No basta con afirmarlo así, especialmente si la afirmación se basa en la visión del mundo y/o en las ilusiones (es decir, en la ideología) preferidas por uno mismo.

Para descartar cualquier funcionamiento o mecanismo de la «economía pura» primero hay que considerarlo seriamente, lo que significa que hay que empezar por teorizar sobre la economía de libre mercado.

En otras palabras, esa crítica de la economía de libre mercado debe tomar a su vez como punto de partida la economía de libre mercado.

Otra crítica común pero equivocada de la economía de libre mercado es que se basa en supuestos conceptos ideológicos. Algunos afirman que el individuo como actor es ideológico, lo cual es demasiado absurdo para tomarlo en serio. Pero otra crítica, y al menos en la superficie, aparentemente mejor, es que la economía de libre mercado asume alguna forma de propiedad (privada). Especialmente aquellos que se oponen ideológicamente al concepto consideran que esto es una injusta violación del derecho básico o natural de las personas a la libertad.

Sin embargo, no lo entienden. La piedra angular de cualquier mercado es el intercambio, que necesariamente es un intercambio de alguna reivindicación de propiedad. El intercambio sin propiedad no es un intercambio. Esté uno de acuerdo o no con la propiedad, es un prerrequisito necesario para los mercados.

Podemos estudiar los regímenes socialistas sin hacer que el estudio en sí sea ideológico, y del mismo modo podemos estudiar los mercados (asumiendo alguna forma de propiedad) sin adoptar una postura normativa sobre la existencia o la naturaleza de la propiedad. Huelga decir que ese razonamiento de libre mercado no se aplicaría (y no podría aplicarse) a situaciones en las que no hay propiedad. Pero en la medida en que los mecanismos de libre mercado son simplemente una acción humana, aunque el resultado concreto pueda depender de alguna forma de propiedad, los mecanismos deberían aplicarse también a contextos sin propiedad. (Obsérvese, sin embargo, que esto es así y se debe a la naturaleza de la acción humana y no a la naturaleza de los mercados, que surgen de la acción humana dada la propiedad y el intercambio).

Estas críticas se confunden además por la sencilla razón de que sin una teoría de los mecanismos de mercado «puros» no podemos separar, rastrear y medir los efectos de otras influencias en la economía de mercado. ¿Cómo sabemos el efecto de, digamos, el aumento drástico del salario mínimo en el desempleo? No basta con mirar el empleo antes y después (y ciertamente no proporciona ninguna orientación sobre lo que se puede esperar de ese cambio).

Hay muchas cosas en juego antes y después de ese cambio, y para evaluar con precisión el efecto del propio aumento del salario mínimo, necesitamos saber todas esas otras cosas. Esto es simplemente imposible. Pero si comprendemos los mecanismos en juego en el mercado «puro» (libre), podemos predecir cómo esas otras influencias deberían afectar los resultados y el funcionamiento del mercado.

Así podemos separar este impacto, lo que nos permite hacer predicciones y producir conocimiento sobre el mundo. Sin embargo, para realizar tales predicciones y conocimientos es necesario que primero tengamos una buena idea de cómo funcionarían los mecanismos del mercado (libre). Si no lo hacemos, estamos perdidos, y cualquier intento de comprenderlo es inútil. Y, como ya se ha señalado, incluso el supuesto o la afirmación de que no existen tales mecanismos requiere que se rechace debidamente la idea de un «mercado qua mercado» (no ideológica, sino racional, lógica y teóricamente).

Por consiguiente, es una ignorancia flagrante, y un error y malentendido fundamental, descartar toda teoría económica de libre mercado como «ideología». Tales afirmaciones no pueden y no deben ser tomadas en serio, porque sólo son ignorantes; revelan un malentendido fundamental del estudio de la economía.

Sin embargo, lamentablemente lo hacen todo el tiempo personas que deberían saber (mucho) mejor.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2012 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
39
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.