Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Por qué los economistas de la Escuela Austriaca tienen una mejor comprensión de los bienes y servicios

4
- +
11/11/2019 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageHay mucha confusión sobre el concepto de «bien» en economía.

Aunque pensar en los bienes como productos (o servicios) es una forma fácil de referirse a ellos, no capta bien la realidad económica. E induce errores lógicos y errores absolutos. La economía no se trata principalmente de la realidad física, sino de su uso desde la perspectiva de las necesidades humanas.

En otras palabras, poco importa si una cosa es una cosa. Lo que importa es si esa cosa puede ser usada para algún fin valioso, y luego si este uso es un uso economizador. Lo que hace que un bien sea un bien no son sus propiedades físicas, sino el valor que encontramos en él porque es útil para un fin valioso.

Hay muchas cosas que no son bienes porque no son escasas (así que no necesitamos economizarlas) o no son útiles. El petróleo era algo totalmente inútil antes de la innovación del petróleo refinado y del motor de combustión interna. No se convirtió en un bien hasta después de esas innovaciones, pero ciertamente existió en la realidad física.

Entonces, ¿por qué importa esto? Es fundamental no cometer errores en la comprensión de la economía y la sociedad.

Los no austríacos tienden a cometer estos errores porque no están pensando cuidadosamente en las cosas. Ejemplos de errores incluyen los llamados productos Giffen o Veblen, que supuestamente refutan (o al menos contradicen) la ley de la demanda.

Los productos Giffen son los que más se consumen cuando el precio sube (y viceversa).

Los productos Veblen son básicamente lo mismo, pero sólo para artículos de lujo llamativos.

Estos son ejemplos curiosos que suscitan muchas preguntas. Pero en realidad no son más que malentendidos. No hay excepciones a la ley de la demanda, y eso incluye los productos Giffen y Veblen. El problema es que si un bien es un bien por ser valioso para algún fin, lo que define el bien no es la composición física del mismo, sino el valor de uso.

Es más fácil pensar en un auto como un auto, pero en realidad no queremos una caja de acero con cuatro ruedas y un motor, sino los servicios que ofrece: transporte, libertad, estatus, lo que sea. Lo que lo hace bueno a nuestros ojos es el valor de uso, y puede ser diferente para diferentes personas.

Tampoco se deduce que lo que llamamos un auto debe ser el mismo bien: la gente compra Ford y Lamborghinis por razones y propósitos muy diferentes. ¿Son los mismos bienes? Ciertamente ambos son «autos», pero pocos compradores de Lamborghinis considerarían comprar varios Ford por la misma suma de dinero. Por qué? Porque sacan algo diferente del Lamborghini que del Ford.

Es un Bien diferente para ellos.

Lo mismo se aplica a un producto físico idéntico a precios diferentes, porque la percepción es diferente. Un bien Veblen, que la gente consume más cuando suben los precios, no es una contradicción a menos que uno mire sólo la composición física del mismo. Pero en cualquier mercado, el posicionamiento de un bien como prima en lugar de como producto corriente podría aumentar la demanda.

Los productos de Apple son buenos ejemplos: hay pocas razones para suponer que las capacidades técnicas del iPhone es la razón por la que la gente compra muchos iPhones a precios bastante ridículos.

La razón por la que pagamos más (y por lo tanto Apple vende más de sus teléfonos de precio comparativamente más alto) es que el iPhone no es considerado un smartphone estándar. Es un bien diferente a un smartphone comparable de otro fabricante.

Muchos consumidores consideran que los iPhones son incomparables a otros smartphones que son casi idénticos desde el punto de vista tecnológico, físico, etc., y por lo tanto están dispuestos a pagar un precio más alto. Tener un iPhone indica estado y proporciona a los usuarios muchas otras ventajas con las que otros fabricantes de teléfonos inteligentes no pueden competir porque sus teléfonos inteligentes constituyen bienes diferentes en la mente de los consumidores.

¿Sería éste el caso si Apple bajara el precio? ¡Dificilmente!

El iPhone es considerado el «patrón oro» de los smartphones porque es un producto de primera calidad, no por su tecnología. Y Apple no puede mantener su marca premium a un precio más bajo: ¡el precio alto es parte del bien!

Si el iPhone 11 se vendiera a 500 dólares, la «preminencia» pronto desaparecería y Apple perdería su cuota de mercado. Así es como funcionan los productos de Veblen: debido a su posicionamiento en la mente de los consumidores, son muy apreciados. Pero serían menos valorados sin esta «calidad», por lo que serían bienes diferentes para los consumidores.

No se trata de una paradoja o curiosidad que no podemos explicar utilizando la teoría económica estándar, sino todo lo contrario: encontramos estas cosas curiosas porque nos hemos desviado de la teoría.

Los bienes de Giffen y Veblen parecen extraños e incluso contradictorios con la ley de la demanda porque, tal vez sin saberlo, hemos pasado de considerar los bienes económicos a considerar los productos físicos. Pero esto significa que estamos en el reino de la tecnología, la ingeniería, la física, etc., pero no la economía.

En consecuencia, estamos sometiendo la ley de la demanda a una prueba que es irrelevante porque hemos malinterpretado el caso de la prueba: el bien como un bien no económico.

Lo que estamos tratando aquí es sólo una mala aplicación de la teoría económica, basada en un malentendido de lo que constituye un bien económico. La curiosidad de los bienes de Giffen y Veblen no es que parezcan contradecir la ley de la demanda, cosa que no hacen, sino por qué los economistas, que deberían saber más, no entienden bien el concepto fundamental de un bien económico.

La Pet Rock, por ejemplo, era un bien no por ser una roca (las rocas generalmente no se venden a un precio), sino por estar posicionadas en el mercado, en la mente de los consumidores, como una mascota como una broma. Nadie pensaría que la Pet Rock es como cualquier roca, pero con una curva de demanda en pendiente ascendente. Sin embargo, hacen lo mismo con los coches de lujo.

Es simplemente una mala economía.

Es una pena que los economistas sigan engañándose y repitiendo el error.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1847 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
35
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.