Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ordos escriba una noticia?

El Derecho y los raperos

01/03/2021 12:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La Ley de las Doce Tablas de la República romana condenaba a la pena de muerte al autor y al recitador de versos que atrajera sobre otro la infamia, era pues un grave delito el escarnio dirigido a los patricios en la muy antigua Roma

Cicerón llegó a decir que… Esta disposición fue sabia, porque debemos tener sometida nuestra vida a los fallos legítimos de los jueces y de los magistrados, más no al ingenio de los poetas, y no debemos oír cargos sino allí donde la contestación es lícita y podemos defendernos judicialmente. (De República IV, 10, 12)

Puede resultar ambigua la reflexión de Cicerón, pero busca dar sentido al Estado de Derecho cuando deja claro que “la contestación es lícita y podemos defendernos judicialmente”.

Aquí la cuestión es ¿a quién se ofende? y ¿quién se da por ofendido?

En Democracia existe una regla básica por la cual tu libertad se acaba donde comienza la mía y a este respecto conviene señalar que la incitación al odio es un delito que se agrava con las formas y los contenidos de las manifestaciones, por muy poéticas que resulten.

Juzgue el lector por sí mismo las letras del rapero:

"Apuntaba maneras cuando mató a su hermano Alfonsito”

"¡Merece que explote el coche de Patxi López!".

"Es un error no escuchar lo que canto, como Terra Lliure dejando vivo a Losantos".

 "Los Grapo eran defensa propia ante el imperialismo y su crimen".

"Quienes manejan los hilos merecen mil kilos de amonal".

"Pienso en balas que nucas de jueces nazis alcancen"

No se trata de una respuesta ante la impotencia, se trata de una incitación a la violencia y el odio que en modo alguno es de recibo por ser generalizada, haciendo uso y abuso de la Libertad de Expresión.

No es un insulto a los “patricios” es una clara llamada al odio y la destrucción, alejada de la petición del justo castigo.

Ahora bien, por muy “duras” que puedan ser las palabras del rapero, el Estado cuenta con medios y autoridad suficiente como para no recurrir a una condena tan desaforada como el contenido de las frases, por mucho que puedan coincidir con lo penado por las leyes.

Otra cosa son la injurias al Rey, ¿el exceso se produce como respuesta a la depravación del Rey o como resultado de la impotencia ante la injusticia? ¿con la sentencia se trata de castigar al culpable o de vengar al Rey?

La libertad de expresión siempre está a merced de los excesos verbales

A estas preguntas también conviene dar respuesta, cualquier silencio ante tamaño despropósito convierte en cómplice a quien no lo denuncie y la defensa de tamaño desafuero pone en duda la catadura moral de sus defensores, dejando con el culo al aire su autoridad moral para juzgar a otros.

No hay pues, un solo punto de vista, no se ha juzgado un solo hecho o una sola canción, se ha juzgado a la totalidad de las canciones y con ello a la libertad de expresión.

Cabría pues una ejemplar sanción a la incitación al odio y una fuerte amonestación a otros “excesos” pero su entrada en prisión ha tenido dos efectos claramente negativos.

Por un lado ponen en tela de juicio la ecuanimidad de los jueces, ya de por sí muy cuestionada y por otro lado dan pie al desahogo de las masas hartas de tantas sentencias dudosas por parte de un Poder Judicial que resulta alejado del control de la soberanía popular.

La Leyes creadas para defender el honor de los patricios no se casan bien con la libertad de expresión de los plebeyos, así que la respuesta es obvia y contundente.

Se pone en cuestión la legitimidad y se pone en cuestión la aplicación de la legalidad.

Otra cosa es a quién benefician los desmanes producidos por grupos de infiltrados en las manifestaciones y el derecho de manifestación.

¿Es más grave lo del rapero o la toma del Capitolio en Washington?

¿Es más grave lo del rapero o las incitaciones al odio de la extrema derecha en las Cortes?

Como siempre todo depende de las campañas de los medios de comunicación y de sus dueños.

Patricios y tribunos nunca contaron con igual fortuna.

 

@ordosgonzalo

 

 

gonzalo   alvarez-lago   garcia-teixeiro


Sobre esta noticia

Autor:
Ordos (1389 noticias)
Visitas:
5721
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.