Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fb1475849310183 escriba una noticia?

Escuelas en el campo.Isla de Pinos

16/12/2016 03:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Escuela, estudio barcos

Hola, mi nombre es luis, soy cubano, pero actualmente resido en miami.Hoy deseo hablar de esos eventos que a veces nos ocurren y que se salen de nuestro entorno, se salen de esa ley universal que se llama lógica. Han pasado los años, y hace tiempo estaba por contar este hecho que me acaeció hace casi 40 años. En el año 1975 más o menos empecé a trabajar en Isla de Pinos, este es un pueblecito, una islita que está al sur de Cuba, a unas 40 millas de la provincia de La habana, pues bien, ahí trabajé como profesor durante 2 cursos aproximadamente, pero debo aclarar algo, los estudiantes de estas escuelas, estaban becados, es decir estudiaban, y todas sus actividades las realizaban en esas escuela, les decían escuelas en el campo, ya que los alumnos después de estudiar, debían ir alcampo con sus profesores en sesión contraria, desde luego, los alumnos de La habana, iban 1 vez al mes a ver la familia, pero las familias podían ir a la escuela, fuera de este horario, sobre todo si había algún problema, estaban estudiantes de provincias más lejanas, que solamente veían la familia dos veces, pasado el 1er semestre, y después en las vacaciones.Pues yo trabajé durante dos cursos en una de estas escuelas, y créanme que a pesar que nosotros salíamos con más frecuencias, por supuesto que los estudiantes, yo consideré que mi trabajo en esa escuela, había terminado y que era hora de regresar a mi familia, pero para eso debía pedir el traslado y esperar, en definitiva, pedí mi movimiento hacia La Habana, pero era algo demorado, todo esto me causaba una enorme ansiedad, pues tampoco podía trabajar en otra escuela, pues había que presentar los papeles de rigor.En esa espera estuve casi dos meses, de verdad que fueron días difíciles de olvidar, sin embargo un buen día, por fin en una de esas tantas llamadas que hacía semanalmente, alguien me djo:Luis su traslado está aprobado, pero debe venir a buscarlo.Esta noticia me alegró, pero ese viaje no era fácil, pues los barcos que hacían el trayecto eran muy incómodos, además que el transporte era complicado, desde tomar un bus en la Habana, hasta llegar al puerto que se llamaba Batabanó, lugar de donde salía el ferry hasta llegar a Isla de pinos .Recuerden que en esa época, año 1975, 76 no había celular, y en Cuba internet era un sueño.Bueno, tomé un bus, llegué a Batabanó y con tan buena suerte que logré tomar un barco que salía hacia mi destino, llegué sobre las 5:00 de la tarde, enseguida me encaminé hacia la escuela donde trabajaba, y temprano en la mañana después de despedirme de mis amistades, me dirigí al puerto, pero una desagradable sorpresa me aguardaba, : el barco que debía salir a las doce del día iba asalir a las doce de la noche.Esta situación me alteró, sentí como una frustración me quemaba, después de este momento y sin nada más que hacer, vi un murito y sobre él me senté, sin embargo, no pasaron diez minutos, cuando veo un grupo de personas, montándose en un barco de madera, bastante viejo que iba para Pinar del Rio, y sin pensarlo dos veces, pagué mi pasaje y aborde la embarcación, al fin zarpamos, y ya más tranquilo, comencé a conversar con un recluta del ejército, estos jóvenes ganaban 7.00 al mes, bueno yo pasé por eso también, pasado como uno o dos horas, la tripulación comenzó a vender algunas cosa para comer y yo relmente tenía hambre, así que compré algo, mientras este militar, conversaba con otra persona, de lo cual me alegré, pues quería estar un poco más alejado. El tiempo siguió pasando, alguien dijo:miren estamos en la Coloma, ya eso es Pinar del Río, a unos 300 metros del puerto, pude percatarme que había un bus que iba para la Habana, enseguida me metí la mano en el bolsillo y sorpresa: no tenía dinero, lo había gastado en el snack, y ahora qué hago, me pregunté, para mi asombro, ese recluta que ganaba 7.00 al mes se acercó a mí y me dijo: tome 3.00 es lo que vale el pasaje hasta la Habana, sé que ud no tiene dinero, pues lo noté, cuando abrió su billetera por la cara que puso.En realidad no sabía que decirle, apenas pude pronunciar estas palabras: cúando lo puedo ver para devolverle su dinero?, él con una sonrisa muy digna me dijo: déselo a alguien que lo necesite algún día.Gesto sencillo, pero cargado de gloria de bondad .Nunca más lo vi, quizás un día él me vea y me reconozca o yo a él.En cuanto a estas escuela, hoy solo están las construcciones, pues el sostenimiento de las mismas era muy alto por muchos gastos y realamente eran insostenibles.Hoy en eso lugares corre el aire que mueve los pinos y hay lindos atardeceres.Recordar.

Escuelas, becados


Sobre esta noticia

Autor:
Fb1475849310183 (20 noticias)
Visitas:
1968
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.