Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que San Pedro La Información. escriba una noticia?

Una Historia triste ( basado en hechos reales de la paraguayidad)

24/05/2016 22:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Luicito y su primer día de clases

En la vida rural, la historia de Luicito, un niño de familia humilde que vivía en el campo, lejos de la ciudad, a enorme distancia de la vida Capitalina llamada Asunción. Luis apenas tenía 7 (siete años) con esa edad cursaba el 2° grado en una escuela rural llamada; Maria Auxiliadora, que estaba a unos 8 kilometros de su casa materna, puesto que vivía con su madre en una casa de madera al lado del río. Luicito era obediente y atento, anteriormente cuando estaba en 1er grado siempre llegaba minutos antes de sonar  la campanilla, que indicaba el horario para entonar la canción patriotica o como debidamente se lo denomina Himno Nacional,  en esa época era obligatoria dicha canción, con estrofas casi heroicas, según la historia nacional fue compuesta por un extranjero uruguayo, pues igual el Himno Nacional Paraguayo indicaba algo de Heroismo e Igualdad.

De esa forma cuando suena la campana indicando el minuto, la hora exacta para disponer  las primeras letras que comenzaba con; A los pueblos de América cuyas estrofas terminaban con la Unión e Igualdad, Unión e Igualdad. El climax más abundante de la canción, holisticamente representa toda una Cultura y Nación. Pues Bien, Luicito sabia cantar  perfectamente, era el punto de partida en la escuela rural. Luicito vivía en la miseria, en la necesidad, pero aún así estaba contento de poder entonar la canción enérgica llena de patriotismo.

Existían Lunes en que no había  pan, a primeras horas antes de dirigirse a la escuela soñaba con un mejor despertar, no tenía un padre y la necesidad del cariño paternal le obligó a esforzarse el doble de lo que esperaba en su camino y en su familia. Para dirigirse a la escuela a tempranas horas de la mañana, debía quemar la yerba con azúcar y así disfrutar del famoso cocido quemado, apenas con 7 años ya sentía la carga de la obligación presente en su vida.

La Escuela donde se formaba Luis era de madera, en días de lluvia goteaba, pero aún así no faltaba ni un día a clases, le gustaba entonar el himno y más la última estrofa; UNIÓN E IGUALDAD, UNIÓN E IGUALDAD(bis). En dicha institución rural los maestros  ordenaban con ferrea disciplina, a la hora de entonar no importaba las lombrices, las  barriguitas  de algunos niños que no tenian la suerte del Mboriahu ryguata, apenas cantaban con el eco de lombrices quebrantados, pues si no cantaban se ganaban pequeños castigos como el guyrai jague´o, estiron de oreja, algunos premios de yapa en la fila y sin apaciguar a los señores lombrices cantores de la barriga ( sevo´i pyta) En unas de esas en que Luicito por el camino sintió hambre y de pronto encontró un pedazo de pan, revisó y viendo limpio empezó a masticar, pues tambíen salía en el receso y no disponía centavo alguno para el rambosa(desayuno) lo poco que ganaba juntando latitas las vendia por kilo, se lo daba a su madre y de esa forma comprar lapiz o borrador,  no sabía que hacer para no pasar meses y meses de hambre, su madre le alentaba a no dejar la escuela. Luisito como le dicen sus compañeritos en aquella escuela rural siguió estudiando, entonando su himno favorito, la de Unión e Igualdad, en sus mañanas se volvió costumbre preparar el famoso cocido una mezcla de yerba y azúcar (cocido hu) sin valores nutritivos. La dura vida de Luicito es ejemplo claro de la injusticia social y la paraguayidad.                    

/Historia real, nombre del personaje principal  ficticia/


Sobre esta noticia

Autor:
San Pedro La Información. (68 noticias)
Visitas:
76
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.