Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Guiadelandreu escriba una noticia?

Hotel Aleluia (fÁtima - Portugal)

10/01/2018 16:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

HOTEL ALELUIA (***)

Avda. Dom José Alves Correira da Silva 120 2495 - 402 Fátima (Portugal)

Habitación: 205 Fecha de entrada: 3/08/2017 Tarifa: 55€ (Habitación cuádruple SA)

El hotel se encuentra en un remozado edificio de cuatro plantas. Unas ondas de aluminio situadas frente a las terrazas con luces moradas por la noche le dan un aire algo moderno. En la planta baja, una enorme tienda de recuerdos. Todo ello situado en los mismos pies de la explanada de oración del Santuario.

Varias escaleras nos sitúan frente a la puerta de cristal que hay que abrir tirando y por la que entramos en una estrecha y larga recepción. Mármol en el suelo. Luz a raudales por la cristalera de la entrada y la del lateral izquierdo. A la derecha, paredes con espejos y cuatro butacas de piel blanca para esperar. Un poco más al fondo, dos pequeños mostradores. Uno a la derecha, con varios soportes con información del hotel y de Fátima. El de la izquierda atendido por dos simpáticas, y amables jóvenes. Nos piden la documentación que fotocopian a toda velocidad mientras nos explican los puntos más importantes del Santuario (lugares que ver, horarios...) y los horarios de los servicios del hotel.

Nos entregan las llaves de la habitación y el mando a distancia del aire acondicionado. Tras él, en un adhesivo encontramos la clave del wifi, gratuito en todo el hotel aunque funciona con algunos cortes. En general la sensación es de modernidad... de la modernidad que puede haber en un sitio como Fátima.

Volvemos sobre nuestros pasos y nos encontramos con el ascensor. Muy moderno, grande y panorámico con vistas al centro de Congresos Pablo VI. La puerta automática se abre a un pequeño recibidor con una silla algo rococó sobre la que una placa de metacrilato recuerda que se guarde silencio porque puede haber clientes durmiendo.

El pasillo al que se abren las habitaciones es largo. Suelo de mármol, paredes en estuco, puertas de madera oscura brillante. Un montón de cuadros hechos con las fotografías que (según indica un cartel) ha ido haciendo la dueña del establecimiento. La sensación es un poco rancia, pero claro, estamos en Fátima. La puerta se abre con una llave normal que cuelga de un pequeño llavero de plástico blanco. Resulta poco robusta y algo antigua, pero remozada y perfectamente pintada y barnizada. Nada más abrir la puerta nos impacta un fuerte olor a limpio (una mezcla de detergente y lejía). Un pasillo nos conduce al dormitorio. ?El suelo, de limpia madera clara. Las paredes de estuco crudo. A la derecha, la estrecha puerta de madera del baño. Y un par de pasos más adelante el dormitorio.

No es pequeño, tampoco grande, pero desde luego, no sobra espacio. A la derecha dos enormes camas dobles (en la habitación pueden dormir hasta 4 personas) cubiertas por un cubrecama color chocolate. Cuatro cojines en tonos arenas a juego con el plaid que hay a los pies de las camas. Colchón confortable y almohadas correctas. Lencería blanca limpia y agradable. La cama está hecha con sábana, una pesada manta en tono azul y una colcha blanca. Todo ello protegido por el cubrecama. Ambas camas se encuadran en un cabecero largo de madera oscura. Entre ambas hay una mesilla del mismo color que el cabecero, rematada en cristal sobre el que hay una lámpara con una pantalla en tono marrón oscuro y un teléfono. En el otro lado hay otra mesilla a juego con la misma lámpara.

Más sobre

Encima del cabecero, un interruptor para apagar la luz del dormitorio. El juego de luces no es muy efectista, pero hay un par de puntos de luz en el techo, no demasiado frío y la lámpara de la mesilla.

Sobre las camas hay sendos cuadros, y al otro lado de ellas, junto al balcón, hay un armario r?opero exento, con dos puertas con espejos. El escaso espacio entre la cama y el armario hace que una de las puertas no pueda abrirse del todo. Dentro del armario, una barra colgadora, una cajonera y varias mantas suplementarias. Junto al armario, una lámpara de pie con dos luminarias: una de lectura, y la otra orientada al techo. Sobre el armario, el aparato de aire acondicionado. Funciona perfectamente con el mando que nos entregan en recepción. Eficaz y potente, aunque muy ruidoso para dormir con él encendido.

Allí mismo también encontramos el balcón. Tiene dos tramos, una ventana, y una puerta de acceso. Ambas son de madera algo antigua y con los vidrios sumamente finos. Una persiana, que no baja del todo los aislan un poco del exterior. La zona, ni que decir tiene, es tranquila, pero el ruido del paso de algún vehículo por la noche, llega a molestar?. Además, al no cerrar del todo la persiana, la luz se cuela en la habitación. La terraza, pequeña -especialmente porque alberga la máquina del aire acondicionado-, ofrece vistas al Santuario. La ventana y el balcón están protegidas por una cortina en tonos arena clara algo hortera.

A los pies de la cama encontramos un maletero en madera oscura, a juego con el escritorio, rematado en cristal blanco sobre el que hay una televisión de plasma. Encima del escritorio, un espejo, y sobre él un punto de luz. Debajo una butaca tapizada en piel blanca, sin respaldo para poder sentarse a escribir algo. Al otro lado del escritorio, y antes del balcón, de seguido: una silla, una papelera de plástico blanco y la calefacción para el invierno.

A cada lado del escritorio hay sendos enchufes para los aparatos electrónicos. Igual que a cada lado de las camas, aunque estas, al ser tan grandes, ocultan un poco su presencia.

Tanto paredes como la puerta son bastante endebles y se escucha demasiado lo que pasa en el pasillo y en las habitaciones contiguas. Pese a ello el hotel es tranquilo y casi todos los clientes siguen el mismo horario (vuelta al hotel tras la procesión de las antorchas).

El baño es nuevo. Algo escaso de tamaño, pero nuevo. Hay un pequeño escalón para acceder a él. Suelo de mármol y paredes del mismo material. Todo en color arena. Dos puntos de luz en el techo crean una sensación poco luminosa, especialmente delante del espejo. A la izquierda un inodoro y un bidet de corte moderno. A la derecha, en una larga encimera de granito gris un lavabo rectangular. Sobre él un gran espejo. Bajo él, una vieja banqueta plegable y una papelera. Un espejo de aumento, un flojo secador de pelo. Sobre la encimera, unos cuantos sobres de champú y gel y varias pastillas de jabón. Un par de vasos de cristal. Frente a la puerta, la ducha, larga y estrecha totalmente cerrada con una mampara de cristal. Dentro, porcelana blanca en el suelo. La ducha se remata con un grifo de teléfono algo pequeño pero del que sale agua con una presión y un caudal envidiables. Igualmente ocurre en el grifo del lavabo. Sobre el bidet, en una repisa metálica se presenta la lencería. Cuatro enormes toallas de ducha y cuatro de lavabo. Limpias y nuevas.

En el baño el olor a lejía y detergente se hace especialmente profundo.

Por la mañana salimos muy temprano. La despedida es súper rápida. Pago y listos. La señora que nos atiende en recepción nos lleva amablemente por el interior del hotel (zona de servicios) ?hasta el garaje, para no tener que salir por la calle.

Calidad/precio: 8 Servicio: 8

Ambiente: 6.5

Habitación: 6.5

Baño: 7.5

Estado de conservación: 7.5

Desayuno:

Valoración General: 7


Sobre esta noticia

Autor:
Guiadelandreu (107 noticias)
Fuente:
guiadelandreu.blogspot.com
Visitas:
2519
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.