Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

El juez Garzon defiende al hacker Assange, en la realidad y en el cine

05/05/2019 10:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La lucha jurídica del exjuez español Baltasar Garzón para defender al "hacker" Julian Assange es una pelea de cuyo resultado "va a depender la libertad de expresión de un tema vital en el mundo como es la defensa, siempre de los derechos humanos

Contra toda defensa, la justicia de Su Majestad no sólo ha penetrado en la sede ecuatoriana de Londres, con el permiso de un embjador necio y condescendiente, sino que se ha llevado a su asilado más ilustre, Julián Assange, quien está en una cárcel inglesa para unos 12 meses.  Trump quiere vengarse. y naturalmente Assange teme, de que en caso de ser entregado a Washington, se dijo que tendria que enfrentarse hasta una posible pena de muerte por la difusión en 2010 por parte de la organización Wikileaks (que Assange creó) de cables diplomáticos confidenciales de la Administración americana filtrados con ayuda del soldado Chelsea Manning, antigua analista de inteligencia y actualmente en prisión  y enfermo.Todo eso está magnificado  por los medios de Trump.

 El Departamento de Justicia(?) de EEUU ha anunciado que ha acusado al activista de "conspiración" para infiltrarse en ordenadores gubernamentales, cargos que podrían acarrear "una condena de cinco años de cárcel". Es la primera vez que el Gobierno norteamericano hace públicos los cargos presentados contra el fundador de Wikileaks, a pesar de que hace tiempo emitió una orden de extradición contra él. Asimismo, ha desvelado por primera vez que considera que el australiano y el soldado Manning trabajaron en equipo para obtener los documentos y dificultar la identificación del origen de la filtración que fue difícil .

 De momento, el informático ha sido declarado culpable por un juez británico de haber roto los términos de su libertad condicional, cuando, en junio de 2012, se refugió en la embajada ecuatoriana y no se presentó ante la Justicia para responder por los supuestos delitos sexuales de los que se le acusaba en Suecia y que se sospecha eran falsos o manipulados.  Assange, mientras permanecerá encarcelado.

De forma paralela, el activista ha tenido que declarar por videoconferencia desde prisión a primeros de mayo ante la Corte de Magistrados de Westminster, en relación al proceso de extradición a EEUU. El Gobierno de Donald Trump tiene hasta el 12 de junio para remitir al Reino Unido la documentación necesaria que respalde su petición.Y lo hará.

 "Casi 7 años después de entrar en la embajada ecuatoriana, puedo confirmar que Julian Assange está ahora bajo custodia policial y se enfrenta a la justicia en Reino Unido", había explicado el ministro del Interior británico, Sajid Javid. Porque la detencion de Assange tenía visos de un secuesrtro "Me gustaría agradecer a Ecuador por su cooperación y a la Policía Metropolitana por su profesionalidad", ha añadido. "Nadie está por encima de la ley", sostuvo en su perfil de Twitter. Pero el embajador de Ecuador, Moreno Lenin ha actuado más o menos como lo haría el venezolano Nicolás Maduro.

 Según Scotland Yard, los agentes tuvieron que explicarse que tenían "la obligación de ejecutar la orden" de detención y "fueron invitados a entrar en la embajada por el embajador, después de que el Gobierno ecuatoriano le retirara a Assange el asilo". El propio presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, confirmó en un mensaje de vídeo publicado en su cuenta oficial de Twitter este extremo. "Conceder asilo o retirarlo es facultad soberana del Estado ecuatoriano", defendió Moreno.Los periodistas libres han querido dejar claro que Lenin actuó como un gangster.

 "La conducta irrespetuosa y agresiva" de Assange y "las declaraciones descorteses y amenazantes de su organización", así como "la transgresión de los convenios internacionales han llevado a la situación a un punto en el que el asilo de Julian Assange es insostenible e inviable", añadio Moreno Lenin. El mandatario ecuatoriano ya avisó de que decidiría "a corto plazo" el destino de Assange tras denunciar que Wikileaks había "violado repetidamente" los términos del asilo político. Moreno hizo estas declaraciones después de que la organización se hiciera eco de las informaciones que vinculan al presidente ecuatoriano con varias empresas internacionales en paraísos fiscales.Se cree que Moreno Lenin es un corrupto.

El país latinoamericano en cuestion también ha decidido suspender la nacionalidad ecuatoriana que le fue concedida al fundador de Wikileaks a finales de 2017 por considerar que se produjeron irregularidades en su concesión. Por su parte, el Ministerio de Exteriores de Ecuador ha defendido en un comunicado que Reino Unido les ha ofrecido garantías de que "si se llegara a presentar una solicitud de extradición, Assange no sería entregado a un país donde le pueda ser impuesta y ejecutada la pena de muerte o esté sujeto a torturas o malos tratos".Palabras.  "La decisión de Ecuador se ha producido luego de contar con las garantías otorgadas por Gran Bretaña de que no existen riesgos para la vida e integridad del señor Assange".

 La semana pasada, Wikileaks ya alertó de que la salida de su fundador de la embajada era "cuestión de horas o días". Este jueves, tras conocerse la noticia de la detención, la organización ha denunciado que "Ecuador ha dado término de forma totalmente ilegal al asilo político concedido a Assange en violación del Derecho Internacional".

El portal también alertó de que EEUU emitió en diciembre de 2017 una orden de arresto contra el australiano por ayudar al soldado Manning, que era corresponsal de Wikileaks.. La defensa del informático temió por la vida de su defendido.

Assange estaba refugiado en la embajada en la capital británica desde 2012 para evitar su extradición a Suecia, que entonces solicitaba su entrega por presuntos delitos sexuales. La Justicia del país escandinavo archivó el caso en 2017, por falta de pruebas. Este jueves, al poco de conocerse la noticia de la detención, una de las mujeres que denunció a Assange por agresión sexual ha solicitado la reapertura de su caso y que el fundador de Wilikeaks sea enviado a Suecia y procesado por violación, según informa la agencia AFP. La Fiscalía sueca no ha tomado, de momento, ninguna decisión.

 La petición de asilo del activista a Ecuador se produjo al término de un largo proceso de extradición a Suecia en los tribunales británicos y dio comienzo a un caso difícil de solucionar, pues Reino Unido se ha negado reiteradamente a facilitarle un salvoconducto que le permitiera poner rumbo al país latinoamericano. A pesar del archivo de la causa, Assange decidió seguir con su aislamiento en la sede diplomática por temor a ser detenido en cuanto pusiera un pie en la calle y enviado a Estados Unidos por las filtraciones de Wikileaks.

 Un temor que se agravó aún más después de que, según el equipo legal del australiano, “en los últimos meses los fiscales federales norteamericanos contactaran con personas en Estados Unidos, Alemania e Islandia para presionarles con el objetivo de que testificaran en contra del Sr. Assange a cambio de inmunidad en el proceso". Esos acercamientos están relacionados, según precisó en un comunicado la defensa del fundador de Wikileaks, con las publicaciones del portal sobre la diplomacia norteamericano, Guantánamo, las guerras de Irak y Afganistán, denunciando detenciones, muertes y torturas por parte de la CIA, FBI o grupos de  apoyo.

Según desvelaron varios medios norteamericanos en noviembre del año asado, Assange fue imputado en secreto en EEUU por el Departamento de Justicia por cargos contra él. En estos días se ha revelado que funcionarios del Departamento de Justicia pidieron a los fiscales que elaboraran un borrador de acusación contra el activista. Aunque la idea era que la imputación fuera secreta, los cargos salieron a la luz el 15 de noviembre después de que los fiscales los mencionaran sin darse cuenta.

 En 2010, Wikileaks divulgó más de 90.000 documentos clasificados relacionados con acciones militares norteamericanos en Afganistán y cerca de 400.000 documentos secretos sobre la guerra de Irak en defenea de los derechos humanos, aprobados por Amnesty International. Ese mismo año comenzó a sacar a la luz unos 250.000 cables diplomáticos provenientes del Departamento de Estado de EE.UU. Assange considera que su caso tiene paralelismo con el de Edward Snowden, el exempleado de la Agencia Nacional de Seguridad de EEUU (NSA,   en inglés) refugiado en Rusia.Los humanistas y entendidos creen que si Wikileaks o Snowden hubieran existido, los abusos de Estados Unidos en la guerra del Vietnam hubieran sido imposibles. El silencio es el arma de los estados terroristas.

Los cineastas Clara López Rubio y Juan Pancorbo han seguido con sus cámaras durante más de tres años la lucha jurídica del exjuez español Baltasar Garzón para defender al "hacker" Julian Assange, una pelea que acaba de empezar y de cuyo resultado "va a depender la libertad de expresión de un tema vital en el mundo".

Con esta máxima, que dice Garzón en la cinta, se ha grabado "Garzón/Assange, el juez y el rebelde", según han explicado los directores en una presentación a la prensa de este documental, que se emitirá en breve en el canal de televisión Historia, disponible en varias plataformas de pago.

El documental cuenta varios años de la vida del creador de WikiLeaks desde el momento en que pide asilo político en la embajada de Ecuador en Londres y contrata a Baltasar Garzón para que dirija el equipo procesal que elaborará la estrategia internacional que le evite la deportación a EEUU.

"Sabíamos que detrás de la colaboración del juez Garzón reconvertido en abogado del hacker más famoso del mundo, había una historia por contar", ha explicado Pancorbo, mientras López Rubio ha añadido que sentían "curiosidad" por averiguar "por qué abogados internacionales de prestigio, como el propio Garzón, quisieron trabajar para Assange, y sin cobrar".

"Estando con ellos vimos que lo que les movía era la idea de la libertad de expresión. Ninguno de ellos estaba allí solo para defender a Assange de unos presuntos delitos sexuales cometidos en Suecia. Hablaban de libertad de prensa, del derecho a la información, de transparencia, y esa es la visión que hemos querido mostrar", explica López Rubio.

A veces la visión de la justicia no parece justificarse, como en esta defensa de Assange por parte del luez Garzon

Este punto de vista desde los abogados y una cierta "imagen cordial" de Assange, que reconocen mostrar, se explica en parte por la cláusula firmada con WikiLeaks de no publicar nada que le pudiera comprometer o perjudicarle, y también, añade Pancorbo, porque no tuvieron tanto acceso al personaje como para hacer un retrato.

"La película no toma posición respecto a Assange, sino que le muestra como él se vende", abunda el productor español de la cinta, Juan Úbeda, que defiende que el espectador tiene que posicionarse sobre el hecho de que "haya una persona, sea Assange o no, que lleva siete años pendiente de un proceso sin acusación".

"Trata de los abogados, no analiza a Assange -insiste el productor-. No resolveremos nunca quién es Assange, es demasiado complejo, pero queda claro que está atrapado en un sistema kafkiano".

Reconocen los cineastas su frustración cuando dieron por terminado el rodaje, en el verano de 2016, "y seguían pasando cosas, como las filtraciones sobre Hillary Clinton, pero no podíamos hacer nada más, salvo una segunda película", señala López Rubio.

Aún así, el "bandazo" de Assange está contado en la cinta, desde "lo que percibimos, porque no pudimos hablar con ellos", explica Pancorbo.

"Es cierto -añade- que notamos un cambio radical en la percepción del personaje cuando los sectores demócratas y liberales le dieron la espalda. Volvía a ser antipático para la gente. Nosotros mismos estamos muy enfadados con él -precisa-, ese giro que dio nos dejó a todos un poco descolocados; pero creo que nunca pensó que ganara Trump".

Pancorbo concluye que, en su opinión, lo fundamental "está" y no cambiará mientras "no haya una acusación por parte de Suecia o se confirme que es un tipo que trabaja para Putin. Pero es evidente que pasarán más cosas, y sería bueno contarlo".

A la realizadora, que, como su compañero, se estrena en la dirección de cine, le gustaría que el documental "aportara la idea de la motivación de los abogados, el tesón que les lleva a seguir trabajando años y años por defender la libertad de expresión y de información".

Además de documentos inéditos del caso, el documental ha contado con material facilitado por WikiLeaks y ofrece fragmentos de una entrevista exclusiva con Assange.

Baltasar Garzón y Julian Assange: ¿héroes o traidores?

Una película cuenta la colaboracion del creador de WikiLeaks y el abogado. Dos personajes que se saltaron las normas por defender lo que creían y que dividieron a la gente entre defensores y detractores.

 En junio de 2012 Julian Assange se recluye en la embajada de Ecuador en Londres y solicita asilo político. La policía británica rodea la casa como si fuera un terrorista y hacen guardia día y noche esperando a que salga. No lo hará. Esos 50 metros cuadrados se convertirán en su casa y refugio durante los cinco años siguientes. Assange era buscado para ser interrogado por unos presuntos delitos sexuales, pero su temor era ser extraditado a EEUU, donde tras la filtración de información masiva de WikiLeaks está considerado un espía por las autoridades y un traidor para una gran parte de la población.Antes que él lo fue el hacker Snowden, que terminó por refugiarse en Rusia.

Unos meses antes, en febrero, el juez Baltasar Garzón era condenado a once años de inhabilitación. Tras destapar  la trama Gürtel en España,  la justicia se volvía en su contra por intervenir sin permiso las comunicaciones entre los corruptos que estaban ya en prisión y sus abogados. La sentencia fue unánime y acusaban a Garzón de “totalitario”, y de ordenar prácticas “propias de sistemas políticos ya superados”. Garzón, estrella jurídica que había estado en los procesos más duros contra la banda terrorista ETA, y que había ordenado la detención de Augusto Pinochet y defendido la justicia universal, rechazaba la sentencia, pero veía su brillante carrera profesional arrastrada por el barro.

Dos antiguos héroes condenados al ostracismo y cuestionados por la justicia. ¿Son héroes incomprendidos o traidores? Es la pregunta que muchos se hacían y que divide a la gente. La vida de estos dos personajes parecía destinada a cruzarse, y de hecho lo hizo cuando Assange eligió a Garzón como uno de sus abogados para la defensa de su caso. Lo hace porque ve en él a “un rebelde”, alguien que hackeó a la justicia por el bien común, aunque fuera inhabilitado por ello. El equipo del periodista necesita que Ecuador acepte su asilo político, hacer ruido internacional y coordina una operación que afecta a diferentes jurisdicciones e idiomas.

 Ese es el punto de inicio de Garzón/Assange, el juez y el rebelde, el documental dirigido por Clara López Rubio y Juan Pancorbo-como hemos dicho- que estrenará el Canal Historia en fecha próxima, documenta esta extraña unión y sigue el caso judicial. Al comienzo del filme, Garzón habla a cámara y explica que con su sentencia sintió que “me patearon”. “Me pisaron el cuello”, dice el abogado que ha aceptado el caso actual sin cobrar nada a cambio, porque cree firmemente que Assange está siendo un chivo expiatorio y un peón en una lucha de los estados poderosos en contra de la libertad de expresión.

El creador de WikiLeaks saltó a la palestra cuando se filtraron pruebas de que el ejército de EEUU había cometido atrocidades en la Guerra de Irak sin justificación.Y las denunció en su página web. A pesar de que defendía los derechos humanos, desde EEUU fue considerado un traidor y se empezó a gestar en Norteamérica una causa secreta para acusarle de espionaje. Esto coincide con las denuncias por abuso sexual interpuestass en Suecia. Un caso del que nunca se presentaron cargos, pero por el que tenía que declarar. Las sospechas de que todo fuera un treta para extraditarle hizo que se recluya en la embajada de Ecuador en Londres . En este contexto la defensa de Garzón se hace difícil, y tiene que luchar porque, como ocurre en otros casos, se le tome declaración dentro de la embajada de Ecuador sin salir fuera donde la policía inglesa monta guardia.

La justicia sueca lo niega una y otra vez, aunque es la práctica habitual, pero no da motivos para no hacerlo. Ante esta situación y con Assange encerrado, el equipo jurídico decide acudir a una instancia mayor: las Naciones Unidas. Ecuador ya le ha concedido el asilo, pero desde Reino Unido no dan el salvoconducto para poder salir del país con seguridad, por lo que la situación sigue estancada. Por ello se acude al Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias, una instancia dependiente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU que decide si una persona está detenida ilegalmente conforme a la normativa internacional o no.

 El documental llega hasta la resolución de este organismo, a favor de Assange, pero que no fue tomada en serio por Reino Unido (que la califica de “ridícula”), ni por Suecia, que suelen tomar las decisiones de la ONU muy en serio, siempre que no les afecte, pero que en esta ocasión no se veían afectadas. Lo único que cambia es que le toman declaración dentro de la embajada por unos delitos que en su mayoría ya han prescrito.

¿Hagiografía o visión de la justicia?

Al acabar el documental en ese momento, tienen que incluir al final y con letras sobreimpresas la última filtración de WikiLeaks, los correos de Hillary Clinton que muchos consideraron que le había costado la campaña y dado la victoria a Donald Trump. Julian Assange pasa de ser el adalid de la libertad de los demócratas y un demonio para los republicanos a todo lo contrario. La propia Sarah Palin le da las gracias y reconoce su error con él. También cambian su modo de verle los periodistas de Fox News que en su momento dijeron que había que “pegarle un tiro”.

“El personaje volvía a ser antipático, y nosotros también incluso nos enfadamos con él por ello”, explicaron los directores del filme en un encuentro con la prensa en el que se les preguntó si no consideraban que habían caído en la hagiografía de los personajes. No es ningún secreto que Assange es una persona difícil, pero en el documental sólo se intuye en una declaración de la abogada Renata Ávila.Es una conversación que tuvimos muchas veces.Y la conclusión es la relacion entre un abogado y un cliente difícil

Los creadores subrayan que el periodista nunca “ha estado acusado de nada ni hay cargos en su contra”, y explican que su idea fue siempre hablar de la justicia universal y no juzgar a ninguno de los dos. “Es una conversación que tuvimos muchas veces, y la conclusión a la que llegamos siempre es que es una película sobre un abogado y un defendido casi imposible. Se trata del caso de una persona que lleva siete años detenido y eso no puede ser. Una condena por esos cargos nunca sería tan larga como el tiempo que lleva recluido”, añaden considerar que el documental siempre “está de una parte”. “Se hace desde una trinchera. El miedo era que nos tacharan de propaganda, pero era la visión desde un lado”, añade. Todos coinciden en una cosa: del resultado de este caso dependía en gran parte la libertad de información en el mundo, y aunque la ONU les dio la razón, se demostró que el poder de los estados está por encima de nuestras libertades cosa que desgraciadamente sabíamos.

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1603 noticias)
Visitas:
3792
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.