Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Sociedad escriba una noticia?

Luces y sombras de la flexibilización del mercado laboral español

03/03/2016 18:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

En 2009, la fábrica de Nissan en Barcelona parecía inviable. Pero los sacrificios aceptados por la plantilla salvaron su futuro, en un símbolo de la flexibilidad del mercado laboral español que ahora separa a los partidos progresistas.

De 2007 a 2009, la producción había caído de 197.000 unidades a 44.000 y la fábrica no recibía nuevos encargos. "Si no hubiéramos aceptado esas medidas, podríamos tener 2.000 compañeros en la calle", se resigna Enrique Saludas, líder del sindicato mayoritario en esta fábrica con 3.500 empleados.

La dirección de la fábrica dice lo mismo con otras palabras: "Si queríamos tener futuro, debíamos reaccionar, ser competitivos y ser flexibles", explica a la AFP el vicepresidente de Nissan España, Frank Torres.

Las dos partes pactaron entonces aumentar las jornadas laborales, reducir el salario de los nuevos contratos e incrementar los días operativos. A cambio, consiguieron la adjudicación de cinco nuevos modelos de vehículos.

Medidas similares se extendieron por todo el sector de la automoción, responsable del 10% del PIB español, cuya producción creció un 11, 1% en 2015. Un año atrás, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, lo ponía como símbolo del éxito de la flexibilización del mercado laboral impulsada durante su mandato.

- "Mayor flexibilidad" -

La piedra angular de esta política fue una reforma laboral aprobada en febrero de 2012, con la tasa de paro en el 22, 5%, tras la destrucción de 2, 6 millones de empleos desde 2008.

Antes de las elecciones generales de diciembre, el candidato socialista Pedro Sánchez prometió derogarla. Pero ahora, como candidato a la presidencia con la ayuda del partido de centro-derecha Ciudadanos, ha moderado su apuesta, dificultando el entendimiento con Podemos. "Su pacto no defiende a los trabajadores (...) Han dejado abierta la puerta al abaratamiento del despido", le criticó el miércoles su líder, Pablo Iglesias.

image

La reforma redujo notablemente el coste del despido, dio potestad a las empresas para realizar despidos colectivos aunque no tuvieran pérdidas o para rebajar casi unilateralmente salarios, al tiempo que limitó el poder sindical, priorizando los convenios de empresa a los convenios sectoriales. "La reforma pretendía crear empleo. En realidad lo que hace es consagrar el despido libre", denuncia el abogado laboralista Ramón Hernández Carrera.

Para Antonio Ferrer, secretario de acción sindical de la central gremial UGT, la reforma fue "muy agresiva, injusta y fallida". "Mantenemos una tasa de paro del 20% y los trabajadores son más pobres", lamenta.

- Una tendencia en Europa -

La reforma inspira sin embargo al Gobierno socialista francés, extendiendo así el modelo de 'flexiseguridad' laboral implementado anteriormente en el centro y el norte de Europa.

El caso más simbólico es el plan 'Agenda 2010' lanzado por el Gobierno socialdemócrata de Alemania en 2005, fomentando la creación de los 'minijobs', empleos de baja remuneración y cortas jornadas, y recortando drásticamente las ayudas por desempleo tras el primer año de beneficios. "El mercado económico global cada día requiere mayor flexibilidad. No podemos oponernos a esa realidad", argumenta Jordi García Viña, director de relaciones laborales de la principal patronal española, CEOE.

Tras salir de la crisis en 2014, España empezó a crear empleos: más de un millón en dos años, muchos de ellos temporales. Pero a finales de 2015, la tasa de desempleo era todavía del 20, 9%, con 4, 8 millones de parados. "El paro baja pero a costa de trabajos precarios. Se ofrecen peores salarios y se exige mucho más al trabajador", señala Beatriz Tobirio, portavoz del principal portal de búsqueda de empleo Infojobs.

image

Entre 2011 y 2014 el salario medio creció un 2, 1% (de 1.841, 8 euros mensuales a 1.881, 3) según el Instituto Nacional de Estadística, mientras que la inflación lo hizo en un 5, 2%. Además, aumentaron del 8% al 13% los contratos por debajo del salario mínimo interprofesional (752 euros mensuales).

"Sobre todo hubo un ajuste brutal en los salarios de reentrada entre las personas que perdieron su empleo, con caídas de hasta el 30% o 40% respecto a su último sueldo", explica Ignacio García Pérez, profesor de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y miembro del think-tank económico FEDEA.

Jordi Costa, profesor de relaciones laborales en la escuela de negocios EADA, opina que la reforma "ayudó a que no se extinguieran más puestos de trabajo". Según un estudio del banco BBVA, con esta ley desde principios de la crisis en 2008 se habría evitado la destrucción de un millón de empleos. "En 2009, había empresas perdiendo dinero que se veían obligadas por ley a subir salarios", dice. "Se trataba de dar herramientas para frenar la sangría de despidos y buscar alternativas. Eso se consiguió", asegura.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Sociedad (16575 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
2937
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.