DiasporawebMiembro desde: 02/04/09

Diasporaweb

http://www.diasporaweb.es

124
Posición en el Ranking
34
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    5.433.755
  • Publicadas
    983
  • Puntos
    50
Veces compartidas
6.560
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 2d

70 años después de Hiroshima, con la experiencia posterior de Fukushima, Kenzaburo Oé Premio Nobel de Literatura, lidera a los científicos del mundo contra lo nuclear y pide evitar al hombre los peligros de la radiación

El premio nobel de literatura 1994 opina sobre el desastre de Fukushima basándose en que no se debió permitir ni la mera existencia de la central y proyecta escribir su útlima obra sobre el tema de los peligros de las centrales, ciitando "El Infierno" de Dante"

2

El escritor, una de las conciencias de Japón por su fidelidad a los valores sobre los que el país se reconstruyó tras la Segunda Guerra Mundial, recuerda el deber de respetar la memoria de los muertos y la dignidad del hombre.

El novelista y premio Nobel Kenzaburo Oé, es una de las conciencias de su país. Siempre se ha mantenido fiel a los valores sobre los que se reconstruyó Japón después de la II Guerra Mundial. Se esfuerza con obstinadada valentía recordar que la memoria del pasado es la base a partir de la cual se reflexiona sobre el presente. Nacido en 1935 en un pequeño pueblo de la isla de Shikoku, este hombre discreto y humilde, es una voz humanista y juiciosa de un Japón reducido hoy a una cultura de masas o a sus productos comerciales e industriales. El autor de "Notas sobre Hiroshima" siempre se ha esforzado por vivir con dignidad y predicar con el ejemplo y la pluma.

* Kenzaburo Oé afirma que los desastres de Hiroshima y Fukushima han alimentado su creatividad literaria

"La importante lección de esas tragedias de Hiroshima es la dignidad y el pacifismo."

Desde hace mucho tiempo Kenzaburo Oé sigue revisando la historia contemporánea de Japón tomando como referencia tres grupos de personas: los fallecidos en los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki, las víctimas de la radiación del ensayo norteamericano Bikini (uno de cuyos supervivientes fue ese pescador) y las víctimas de las explosiones en las centrales nucleares.

Si analizamos la historia de Japón desde el punto de vista de las víctimas de la energía nuclear, sus sufrmientos quedan de manifiesto y  ponen de actualidad aquel 6 de Agosto 1945.

“Desde hace tiempo, los periódicos japoneses solo hablan de la catástrofe de Fukushima sólo como un error humano aislado que hemos vivido y la casualidad ha querido que uno de mis artículos, escrito la víspera del seísmo, se publicara en el diario Asahi recientemente uno de mis poemas.En él evocaba yo la vida de un pescador que había quedado expuesto a radiación en el transcurso de un ensayo de la bomba de hidrógeno norteamericana en el atolón de Bikini, realizado en el Pacífico. Yo lo conocí con 18 años. A partir de ese momento aquel hombre dedicó su vida a denunciar el engaño del mito de la fuerza de disuasión nuclear y la arrogancia de los que defienden su uso. ¿Sería un oscuro presagio el que me impulsó a evocar a aquel pescador justamente en vísperas de la catástrofe de Fukushima?".

Lo cierto es que el pescador había luchado también contra las centrales nucleares y había denunciado los riesgos que presentan”.

Desde hace mucho tiempo Kenzaburo Oé sigue adelante con el proyecto de revisar la historia contemporánea de Japón tomando como referencia tres grupos de personas: los fallecidos en los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki, las víctimas de la radiación de Bikini (uno de cuyos supervivientes fue ese pescador) y las víctimas de las explosiones en las centrales nucleares.

Si analizamos la historia de Japón desde el punto de vista de estos fallecidos, víctimas de la energía nuclear, su tragedia queda de manifiesto.

Hoy comprobamos que el riesgo de las centrales nucleares se ha hecho realidad y poliferan. Su significado no da lugar a ninguna ambigüedad: la historia de Japón ha entró en 1911 en una nueva fase y, como antes, estamos sometidos a la mirada de las víctimas de la energía nuclear, de esos hombres y mujeres que han dado prueba de un gran valor en su tragedia personal y familiar. La lección que podremos extraer del desastre actual dependerá de la firme resolución de no repetir los mismos errores por parte de aquellos a los que se les ha concedido el derecho de vivir.

Esta catástrofe aúna dramáticamente dos fenómenos: la vulnerabilidad de Japón a los seísmos y el riesgo que presenta la energía nuclear. El primero es una realidad a la que este país lleva enfrentándose desde la noche de los tiempos. El segundo, que amenaza con ser todavía más catastrófico que el seísmo y el tsunami, es obra del hombre. ¿Qué sacó en claro Japón de la trágica experiencia de Hiroshima?"

Aunque el autor no lo expresa, porque obviamente un Nobel no puede, nosotros retrocedemos un poco en la historia y nos formulamos la pregunta: ¿quién llevó al hombre al absurdo mundo de la era nuclear?. Y la respuesta es: la combinación de una tecnología única y de una brutalidad no menos única. Es decir la que alcanzó Estados Unidos, antes de terminar la II Guerra Mundial. La primera bomba atómica se logró gracias a los mejores técnicos del mundo y al desembolso de enormes sumas de billones de dólares. La bomba estaba diseñada para terminar con la carrera genocida de Adolfo Hitler. Fue idea de Albert Einstein y la sugirió en carta al presidente Rosvelt. Era sólo una posibilidad la de emplear la energía nuclear para fabricar una bomba. Einstein no pensó en las consecuencias quizás  porque eran impensables. Pero Hitler se estaba apoderando del mundo y el Holocausto del pueblo judío requería una solución urgente pues ya se sabía que los sabios nazis barajaban como posibilidad real la Solución Final. Einstein fue perseguido, como judío, en Alemania y se exilio en Norteamerica.

 

La distinción entre un “objetivo militar” y “borrar del mapa”, una ciudad llena de civiles, se habá borrado de los manuales de los genocidas y era ahora desde la guerra del Duce contra Abisinia un objetivo de guerra más, fue ensayado en Gernika. Se trataba de aniquilar una cudad con o sus habitantes dentro directamente desde el aire, sin necesidad de emplear al ejército de tierra que el Fuhrer necesitaba para mantener la Europa ocupada, con los campos de concentración dentro..

Ya el general italiano Giulio Douhet, genio y pionero de la aviación, había enseñado que se puede ganar una guerra sólo con la fuerza aérea, y la había refrendado Charles E. Lindbergh, un gran piloto norteamericano pero también un gran racistay amigo del Marscal Goering .. "una vez que estás allá arriba, si tu objetivo es una ciudad lo único válido es que seas un piloto competente y aprietes el botón profesionalmente. Toda otra consideración está fuera de contexto. Es decir: se trata de destruir al enemigo y hacerlo bien"

 Antes de Hiroshima quedaban sólo un par de consideraciones para la aviación: el tipo de “material” a utilizar: los B-29 americanos estaban usando las incendiarias herededadas de la Luftwaffe nazi(que se habían probado también en la España de Franco) para hacer arder la industria enemiga como “un trozo de papel" (Billy Mitchel), pero no sobre ciudades residenciales, y eso se superaba al hacer arder Tokio, a princiipios de 1945, matando in situ tantos civiles como en Hiroshima . El general norteamericano Le May superaba cualquier defensa antiaérea con el bombardeo a gran altura con los B-29. Visto el éxito en ciifras, estos lo experimentaron en Dresden y Hamburgo. A este tipo de bombardeo se le llamó eufemísticamente bombardeo estratégico

Antes que Hiroshima y Nagasaki hubo otros blancos elegidos en la Alemania de Htler, pero a la muerte de éste, Truman quiso aprovechar sus bombas en cualquier otro objetivo

En inglés se le llamó “Strategic Bombing” que se oponía al “Tactical Bombing”, para tomar o defender una ciudad, ayudando a la infantería, artillería, etc… Hitler estaba vencido aún con sus bombas V-1 y V-2 de von Braun, luego gran consejero de Kennedy en la carrera del espacio contra la URSS, durante la guerra fría. Pero EE.UU, se había gastado billones o trillones en la bomba atómica. Hitler se suicidó y ¿ahora qué?.El Imperio Celeste era el único obstáculo para la victoria aliada. Estados Unidos seguía confeccionando su bomba atómica en secreto. Casi todos los científicos del laboratoro de Los Alamos en la confección de la bomba, se oponían a su uso. Los sabios del Proyecto Manhattan, Oppenheimer y Enrico Fermi hablaban de los efectos radiactivos del estroncio, del uranio o del plutonio y los que habían asistido a la prueba efectuada en el desierto de Nuevo México, 16 julio 1945, que dejó a los científicos se oponían a cualquer ensayo sobre cobayas humanos. Con excepción, claro está, del General Leslie Groves que dirigía el aspecto militar del proyecto. “A un  bestia hay que tratarlo como a un bestia” (frase en principio de Truman y de Groves”. El secretario de la marina Ralph Bard, se refería a no hacer algo que luego se vuelva contra “la nación más humanitaria del mundo. Es decir, no debemos que usar la bomba contra Japón”.

Sin tener en consideración que cuando Einstein -como hemos dicho- escribió su célebre carta al presidente Franklin D. Roosevelt sobre la posible utilización del átomo que Niels Bohr aprobó en la guerra desencadenada por  Hitler (aunque Einstein se negó a intervenir tanto en su fabricación como en arrojarla sobre un humano, y lo hizo porque “el número de vidas que se podrían” ahorrar si los aliados pudieran controlar el poder de la confección de esa hipotética bomba, antes que Hitler. Pero a partir de ahí todo todo fue a otras manos y “el precio en número de soldados que Estados Unidos tendría que pagar costaría un asalto al archipiélago" lo caculó Roosevelt refiriendose a claramente a Japón y diciendo literalmente "eso nos cotaría un millón de vidas", y ya Hitler pasó a segundo plano así como la guerra contra el nazismo, y ya cualquier referencia a la guerra se refería al futuro y se hizo a partir de la conferencia de Potsdam a la Roosevelt con un cáncer terminal asistió a duras penas, para salvar, si, de una vez, el poder americano  adelantandose “al Imperio amarillo” pero fue sus sucesor Truman quien tomó la decisión de lanzar la bomba sobre Japón, si no había rendición inmediata (después de la batalla de Iwo Jima).Por fin antes de volver al poeta, hay que añadir que fue el nuevo presidente de Estados Unidos apoyado en la opinión del general Stimson, secretario de defensa, y  del todopodereso general Groves, quien  se decidió a dar el  el “Sí atómico"contra Japón”, haciendo de paso una advertencia velada de su destructiva arma a Josef Stalin, que era aliado y en buenas relaciones con Winstn Churchil. Stalin declaró en seguida la guerra contra Japón

Ya la bomba se lanzó con los resultados de sobra conocidos, y el propio Nobel japonés, gran poeta e idealista se ha extendido durante años sobre eso, pero, hoy,   Kenzaburo Oé nos dicta la importante lección que debemos extraer todos del drama de Hiroshima y Nagasaki y es que “que salvemos siempre la dignidad del hombre y sepamos que el Infierno lo puede generar el hombre". Para que tanto  aquellos y aquellas que murieron al instante en la exposión (unos 250.000) como  los supervivientes, afectados en carne propia, y los que durante décadas tuvieron que soportar un sufrimiento físico y moral extremo al igual que muchas otras generaciones de irradiados, estén en el recuerdo perenne de los hombres de paz. Espero haber podido plasmar este mensaje mis escritosy trasmitirlo”.

Lo que el autor japonés no explica tratamos de explicarlo los de Diáspora. ¿Quién llevo al hombre al absurdo mundo de lo nuclear? La respuesta es una tecnología y una brutalidad unicas explotadas por el consorcio "militar-industrial"de grandes empresas de EE.UU.

 

Luego llegó la proliferación nuclear, con cientos de bombas hasta el punto que el Pentagono durante la guerra fría concibió el Proyecto Troya” consistente en lanzar 133 bombas atómicas sobre 70 ciudades soviéticas. Pero la intención se filtró y Moscú amenazó con una retaliación inmediata. Khrushev era capaz de hacerlo. En el curso de los primeros años de ocupación militar norteamericana en Japón tras la derrota de este país Japón estuvo bajo la espada del general MacArthur y sus decisiones arbitrarias y subjetivas comenzaron cuando el Alto Tribunal Militar Internacional tendió su manto de hierro sobre las islas y en el Juicio de Tokio contra criminales de de guerra(1946 y siguientes), condenó a algunos a muerte o encarcelamiento  pero salvó a otros empezando por Hiro Hito, exonerarlo de toda responsabilidad en la guerra y manipulándolo durante la guerra fría lo mismo que a todos los miembros de la familia imperial como al Príncipe Chichibu, el príncipe Asaka, el príncipe Hiroyasu Fu simi y el príncipe Takeda y lo que fue más denigrante, a todos los mentores de la Unidad 731, que fabricaban armas químicas a base de bacilos y venenos, probándolos después sobre prisioneros de guerra. A los cerebros MacArthur concedió inmunidad y varios de esos químicos, con nombres supuestos, asesoraron a los especialistas norteamericanos sobre posibles armas quimicas de aniquilamiento, técnicas de guerras biológicas, venenos, eugenesia, robo de órganos, etc... concebidos durante la Guerra Fríal bajo el imperio del general, o Gobernador Militar de Japón..

Y aunque MacArthur restableció en teoría el fin de la censura imperial, lo que hizo fue, por ejemplo, crear en 1945 mismo la SCAP, que era “la censura de prensa y precódigos que prohíbían la publicación de todos los informes y estadísticas, relatos, cifras, fotografías de los irradiados de Hiroshima y Nagaski contrarios a los objetivos de las autoridades norteamericanas de ocupación y los y guardó la documentación sobre los efectos de la bomba, las cifras de los miles y miles de irradiados y sus muertos de la siguiente generación”. Para eliminar a Japón como posible competidor de EE.UU en el Lejano Oriente la Comisión norteamericana de esa zona decidió las desindustrialización de Japón, que se parecía al programa de desarme industrial de Alemania. Respecto a las islas Kuriles fueron devueltas a la URSS y 400.000 residentes nipones expulsados de ellas para satisfacer a Stain, aunque era su enemigo. Cosas parecidas ocurrieron con Corea y Taiwan. En los pasillos del poder de hecho nipón, se veía a los mismos hombres cuyo talento había sido reconocido por los ayudanes íntimos de Mac Arthur en la posguerra. Al fin en 1949 por el Tratado de San Francisco, marcó el fin de la ocupación aliada. Japón era ahora estado independiente, pero Okinawa, permaneció  bajo el control de Estados Unidos hasta 1972. Pero aún hoy a pesar de eso, EE.UU mantiene en Japón sus bases militares, miles de marines, y un área en el Tokio metropolitano. Así Japón se ha convertido en un inmenso portaviones, base para los proyectos de las guerras del Pentágono y los militares norteamericanos siguen teiendo derecho a privilegios extraterritoriales.Hace años que las nuevas generaciónes de japoneses mantien su protesta, pero el gobierno nipón cambió de bando y Japón y sus lobbies nucleares y poderosos son los mejores aliados del imperio que destruyó Hiroshima.

“Los japoneses, que conocieron el fuego atómico- insiste el premio Nobel, no deben plantearse la energía nuclear en función de la productividad industrial, es decir, no deben tratar de extraer de la trágica experiencia de Hiroshima una receta para el crecimiento. Al igual que en el caso de los seísmos, los tsunamis y otras calamidades naturales, hay que grabar la experiencia de Hiroshima en la memoria de la humanidad: es una catástrofe aún más dramática que las naturales porque la provocó el hombre. Reincidir, dando muestras con las centrales nucleares de la misma ambiguedad e incoherencia respecto a sus consecuencias y peligros pasa los humanos, todo lo cual es la peor de las traiciones al recuerdo de las víctimas de Hiroshima y Nagasaki..

El pescador de Bikini irradiado en el ensayo de una nueva bomba Made in USA, mencionado anteriormente, no cesó nunca de exigir el fin de los ensayos y elcierre de las centrales nucleares hasta su muerte. Una de las grandes figuras del pensamiento japonés contemporáneo, Shuichi Kato (1919-2008), hablando de las bombas atómicas y de las centrales nucleares sobre las que el hombre- según él- está perdiendo el control, recordaba la célebre expresión de una obra clásica, Almohada de hierbas, escrita hace años por una mujer, Sei Shonagon. La autora evoca algo que  parece muy lejano, pero que en realidad nos queda muy cerca: una nueva catástrofe nuclear caótica y definitiva que acabe con todos.Parece una hipótesis lejana, improbable, pero siempre nos acompaña".

Ahora 70 años después de Hiroshima y Nagasaki es un hecho que Japón ha olvidado los compromisos que adquirió entonces: el pacifismo constitucional, la renuncia a la fuerza y la no utilización del  átomo. Tres principios antinucleares. El desastre actual de proliferación de las centrales nucleares en el archipiélago( ya ha más de 300) ¿despertará un día una conciencia contestataria?.

"Cuando se produjo la derrota de Japón, tras el experimento de Hiroshima- sigue diciendo el Premio Nobel- yo tenía 10 años. Un año después se promulgó la nueva Constitución y al mismo tiempo se aprueba la ley marco sobre la educación nacional, una especie de reformulación en términos más sencillos de la Ley Fundamental destinada a que los niños la entendieran más fácilmente. Durante los 10 años que siguieron a la bomba atómica, siempre me pregunté si el pacifismo constitucional, un elemento del cual es la renuncia al recurso a la fuerza, y los tres principios antinucleares (no poseer, no fabricar y no utilizar armas atómicas), reflejaban bien los ideales fundamentales del Japón de posguerra. (...)

Japón reconstituyó progresivamente una fuerza armada mientras que los acuerdos secretos con Estados Unidos permitieron la introducción de armas atómicas en el archipiélago, vaciando de sentido los tres principios antinucleares oficialmente aprobados, en nombre del realismo político. Esto no quiere decir, sin embargo, que no se tuvieran en cuenta los ideales de los hombres de la posguerra. Los japoneses habían conservado el recuerdo de los sufrimientos del conflicto y de los bombardeos nucleares. Los muertos que nos miraban nos obligaban a respetar esos ideales. El recuerdo de las víctimas de Hiroshima y de Nagasaki nos ha impedido relativizar el carácter pernicioso de las armas nucleares. Nos oponemos a ellas. Y al mismo tiempo no aceptamos el rearme de facto y la alianza militar con Estados Unidos. Ahí es donde reside toda la ambigüedad del Japón contemporáneo. Recientemente el gobiernol ha autorzado a sus Fuerzas Armadas a intervenir en conflictos externos fuera de sus fronteras con el aplauso de la Casa Blanca."

"Con el correr de los años, esta ambigüedad, fruto de la coexistencia del pacifismo constitucional, el rearme y  la alianza militar con Estados Unidos, no ha hecho más que reforzarse ya que no hubo la oprtunidad de dar un contenido concreto a nuestros compromisos pacifistas. La confianza total de los japoneses en la eficacia de la fuerza de disuasión de Estados Unidos permitió que la ambigüedad de la posición de Japón (país pacifista bajo el paraguas nuclear norteamericano) se convirtiera en el eje de su diplomacia. Una confianza en la doctrina de las fuerza disuasoria de la bomba que iba más allá de las divisiones políticas y que fue reafirmada por el primer ministro demócrata, Yukio Hatoyama, con ocasión del aniversario, en agosto de 2010, del bombardeo atómico sobre Hiroshima. En esa ocasión el representante norteamericano se limitó a subrayar en su alocución los peligros de esta arma.

 Ya no se puede esperar siquiera el desastre de Fukushima permita a los japoneses reencontrarse con los sentimientos de las víctimas de Hiroshima y de Nagasaki y reconocer el peligro de todo lo nuclear, a pesar de tener nuevamente ante nuestros ojos un trágico ejemplo, y poner fin a la ilusión de la eficacia de la disuasión preconizada por las potencias que disponen del arma atómica.Ahora la proliferación nuclear es un hecho incontestasble. Pero las mentiras sobre Hiroshima se han repetido de nuevo en Fukushima, sulenciando los gr aves fallos de las compañías eléctricas, gracias al lobby nuclear-militarista japonés.

Cómo sobrevivir a nuestra locura

"Escribí este libro termina-Kenzaburo Oé cuando había alcanzado la llamada edad de la madurez. Estoy en lo que llaman la tercera edad y estoy escribiendo "una última novela". Si logro sobrevivir a la locura actual, el libro que terminaré empezará con una cita del final de El infierno de Dante que dice más o menos: "Y después saldremos de la tierra para volver a ver las estrellas".

 

 

Más recientes de Diasporaweb

El cambio climático provocará el deshielo de la Antártida y Groelandia y la subida de los mares

El cambio climático provocará  el deshielo de la Antártida y Groelandia y la subida de los mares

El panorama es desalentador: la aceleración de los fenómenos adversos del clima está confirmada hasta por muchos escépticos y los pesimistas creen que es demasiado tarde. El hombre ha roto todos los esquemas de la prudencia 25/07/2015

Agua del grifo contra agua embotellada, un dilema no tan bizantino y una industria con cifras comparables a las del petróleo

Agua del grifo contra agua embotellada, un dilema no tan bizantino y una industria con cifras comparables a las del petróleo

Para un mundo cuyas tres cuartas partes sufre de sed, el tener agua del grifo es un bien invalorable, pero el mundo civilizado debe mirar a todos lados. Pero la embotellada compite con la del grifo sin que los sedientos del mundo, saquen ninguna ventaja y los ricos sean cada vez más ricos 12/07/2015

El petróleo de aguas de las Malvinas explotado por compañías inglesas desprende un inquietante olor a pólvora

El petróleo de aguas de las Malvinas explotado por compañías inglesas desprende un inquietante olor a pólvora

Ni Reino Unido, ante próximas elecciones, dará su brazo a torcer, según el conservador David Cameron.Tampoco Argentina tolera un nuevo desafío inglés. Los puebos jamás aprenden de su historia 07/07/2015

Los nuevos yacimientos de oro de Rusia y China y sus reservas acechan al dólar americano

Los nuevos yacimientos de oro de Rusia y China y sus reservas acechan al dólar americano

La fiebre del oro de Rusia y China en los últimos años y su frenética compra del metal precioso hacen que el dólar se sienta amenzado y con razón. Eso explica, la prepotencia de Putin en la escena internacional 07/07/2015

Según la BBC “la posibilidad de luchar contra el cáncer de sangre con una medicación derivada del Extasis es algo fascinante"

Según la BBC “la posibilidad de luchar contra el cáncer de sangre con una medicación derivada del Extasis es algo fascinante

Los universitarios británicos y australianos se han basado en el éxtasis para desarrollar un fármaco contra determinados tipos de cáncer como leucemias, linfomas e incluso mielomas 05/07/2015

Mostrando: 1-5 de 982