DiasporawebMiembro desde: 02/04/09

Diasporaweb

http://www.diasporaweb.es

495
Posición en el Ranking
32
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Publicadas
    718
  • Votos
    45
  • Visitas
    6.044.713
Veces compartidas
6.302
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
  • 15º
Recientes
  • 15º
Visitas a noticias
Hace 25m 0

El desierto lo era para siempre. Algo irreversible pero la constancia y sabiduría de Chunxiang Hu con el empleo de cianobacterias lo ha pintado de verde al menos en desiertos asiáticos. Deberemos esperar unos años para verlos

La desertificación es un problema en muchas partes del mundo cada vez mayor. No es tanto que en un desierto llueva poco, sino que la escasa o nula vegetación que hay para retener el agua que protege el suelo. Al final solo quedan rocas desnudas y dunas de arena. Lo malo es la irreversibilidad del proceso. La desertificación avanza a un ritmo de entre 50.000 kilómetros cuadrados y 70.000 y alcanza a 38 millones de kilómetros cuadrados. Alrededor de una cuarta parte de las tierras del mundo, ya son desiertos. Esto incluye 41% de las tierras agrícolas, como en España en tierras andaluzas.

El proceso implica pérdidas de más de 40.000 millones de dólares anuales y afecta a 110 países, según calculan los científicos.

Una vez que se ha perdido el suelo ya no pueden crecer plantas. Además, como las plantas modifican el clima allí donde crecen y favorecen las lluvias, su ausencia no ayuda sino todo lo contrario. Un desierto es un bioma que recibe pocas precipitaciones. Tiene reputación de albergar poca vida, aunque eso depende de la clase de desierto; en algunos existe vida abundante, la vegetación se adapta a la poca humedad (matorral xerófilo) y la fauna usualmente se esconde durante el día para preservar humedad. Del total de 50 millones de kilómetros cuadrados, ocupan casi un cuarto de ésta. De esa superficie, 53 % corresponde a desiertos cálidos y 47 % a desiertos fríos. Generalmente se localizan entre los 23 y los 35° de latitud norte y sur, estas franjas están sometidas a la acción constante de las altas presiones, lo que hace imposible la formación de nubes y por ende de lluvias.

Uno de los países en donde se padecen problemas de desertificación es China, por ejemplo en las cercanías del desierto de Qubqi. En esa región una cabaña ganadera excesiva ya ha destruido la frágil capa de líquenes, algas y musgos del suelo. Esta capa criptobiótica mantiene unidos los granos de arena y tierra en el suelo y sin ella se acelera la erosión y desertificación. Los procesos de erosión son factores de suma importancia en la formación de los paisajes desérticos chinos. Según el tipo y grado de erosión que los vientos eólicos y la radiación solar han causado, los desiertos presentan diferentes tipos de suelos: desierto arenoso es aquel que está compuesto principalmente por arena, que por acción de los vientos forma las dunas, desierto pedregoso o rocoso es aquel cuyo terreno está constituido por rocas o guijarros (este tipo de desiertos suele denominarse con la palabra árabe hamada). Se parecen a los paisajes lunares.

Los desiertos se caracterizan  por su sequedad reinante. Esta aridez se debe pues a esta escasez de precipitaciones que por lo general no superan los 100 milímetros al año. Además las temperaturas sufren un cambio muy brusco, ya que los días son calurosos y las noches muy frías, por lo que el resultado es una amplitud térmica muy marcada. En cuanto a la vida en este ecosistema parece ser muy difícil, sin embargo su flora y fauna son muy variadas, y tienen que desarrollar adaptaciones particulares para su supervivencia.

El problema es tal que la dunas de arena ya amenazan infraestructuras vitales como carreteras o ferrocarriles y las ciudades y granjas cercanas sufren tormentas de arena. La bióloga Chunxiang Hu (de la Academia de Ciencias China y del  Instituto de Hidrología de Wuhan) estudió un sistema para intentar paliar el problema.

Anteriormente para retener la arena se había tratado de plantar hierbas duras, pero el viento todavía podía llevarse los granos de arena que había entre medio. Así que Hu añadió a las dunas una mezcla de cianobacterias fotosintéticas resistentes a las condiciones secas para retener mejor la arena. Estas cianobacterias producen filamentos pegajosos que ayudan a mantener los granos de arena juntos. Fijan dióxido de carbono gracias a la luz solar al ser fotosintéticas. Además, al crear materia orgánica, ayudan a crear suelo productivo sobre el que puedan crecer plantas.

Las cianobacterias fueron las primeras en realizar una variante de la fotosíntesis que ha llegado a ser la predominante, y que ha determinado la evolución de la biosfera terrestre. Se trata de la fotosíntesis oxigénica. La fotosíntesis necesita un reductor (una fuente de electrones), que en este caso es el agua (H2O). Al tomar el H del agua se libera oxígeno. La explosión evolutiva y ecológica de las cianobacterias, hace miles de millones de años, dio lugar a la invasión de la atmósfera por este gas que ahora la caracteriza, fue sentando las bases de la aparición del metabolismo aerobio y la radiación de los organismos eucariontes.

Hu bautizó el sistema como Agua “sólida” (en contraposición de las lluvias artificiales que se habían utilizado antes sin resultados), para plantar después árboles en los desiertos chinos. Los científicos del equipo creen que el “agua sólida”  permitirá plantar y recuperar con vegetación las zonas desérticas del país. Según la investigadora que pertenece a la compañía Shenyang Senlu, se trata de un compuesto integrado en un 67% por agua que se solidifica al combinarla con una especie de polímero obtenido a partir de extractos vegetales las "cianobacterias”. Ese compuesto se entierra en zonas áridas con una semilla dentro, y esta crece alimentada por el agua que se va disolviendo lentamente. El proyecto para desarrollar esta ingeniosa iniciativa cuenta con un primer presupuesto de 650.000 yuanes (unos 78.300 euros), sufragados por el Ministerio chino de Ciencia y Tecnología, que sabe donde gasta el dinero.  

En un experimento a gran escala esta investigadora y sus colaboradores cultivaron las cianobacterias en unas charcas cercanas y rociaron el terreno desértico para tener suficientes cianobacterias, que se asemejan a las algas azules para tener el material con que tratar periódicamente una disolución de éstas cada pocos días. Han tenido que realizar esta durante ocho años y ahora publican los resultados, que son muy halagueños.

Pudieron comprobar que en la parte sombreada de las dunas que fueron rociadas se desarrolló una corteza biológica de un centímetro de grosor. En la parte soleada la corteza desarrollada tenía la mitad de espesor. Además en la superficie crecieron plantas.

Reverdecer los desiertos parece un sueño, pero es tarea muy ingrata que requiere mucho estudio y vocación para lo ingrato y sin esperanza

Según Brian Whitton (Durham University), que no estaba implicado en la investigación, el método le pareció original y genial para regiones semiáridas, pues pueden reverdecerse en una escala de tiempo razonable. Según este ecólogo, si no se hace nada se necesitarían siglos para una recuperación de estas regiones por métodos naturales.

En la actualidad Hu y su equipo están usando este método en los márgenes de carreteras y vías férreas del norte de China, así como en las cercanías de los campos de cultivo. Planean tratar 133 kilómetros cuadrados de terreno con esta técnica en los próximos 5 años. Aunque se intentó usar este método en los años ochenta no se había realizado un trabajo de campo a esa escala hasta ahora.

La técnica podría  usarse en otros lugares asiáticos en donde hay problemas de desertificación, incluidos países como los EEUU.

Pero trabajo no les va falta a Hu y sus compatriotas, por ejemplo hay que citar antes que ningún otro al Desierto de Gobi, el más extenso de Asia, aunque se suele mencionar como el rey al Sahara. Se encuentra entre el norte de China y el sur de Mongolia, flanqueado por las altas cumbres de los Montes Altai, las estepas mongolas, el Tíbet y las planicies chinas. Las temperaturas son extremas, van desde -40° C en invierno a 45°C en verano. Cabe destacar también que en sus áridas tierras se hallaron los primeros huevos de dinosaurio. Aunque las condiciones de vida son extremas, está habitado por gacelas, leopardos de nieve y lobos.

Este desierto se extiende sobre una de las zonas templadas de nuestro planeta, considerado además uno de los más grandes que existen sobre su superficie. Su ubicación es precisamente desde el norte de China hasta, aproximadamente el sur de Mongolia. Además este desierto se encuentra rodeado por montañas como las de Altai, al norte las estepas de Mongolia y la meseta del Tíbet, y la planicie del norte de China por el sudoeste.

Es difícil saber si a la larga el calentamiento global tendrá algún efecto nocivo en los ya de por sí calurosos desiertos del mundo. Pero incluso pequeños cambios en los patrones de temperatura o precipitación podrían afectar drásticamente a la nueva fauna y flora que se vaya generando en los desiertos. En algunos casos, se pronostica que el calentamiento global incrementará el tamaño de los desiertos, que ya cubren una cuarta parte de la Tierra, a no ser que se tomen medidas urgentes de reverdecimiento.

El crecimiento poblacional y la mayor demanda de tierra de labranza a falta de otros oficios, con la crisis, presentan serios obstáculos a los esfuerzos realizados para combatir este dilema.

El calentamiento global está aumentando la incidencia de las sequías, que secan y las altas temperaturas incrementan el número de incendios forestales que alteran los paisajes xerófilos debido a la eliminación de los árboles de lento crecimiento y los arbustos sustituyéndolos por yerba de rápido crecimiento, como ha ocurrido en Australia y Chile.

Contra los desiertos parece que hay un complot global. La obra de Hu sería imposible en desiertos españoles como Almería

Los regadíos utilizados para la agricultura, pueden, a largo plazo, elevar los niveles de salinidad del suelo hasta el punto de no admitir el crecimiento de las plantas y el pastoreo está destruyendo muchas plantas y animales desérticos. Por si fuera poco a este panorama desolar se suma el incremento de cianuro de potasio en la minería aurífera que envenena la vida animal y vegetal.

La producción gasífera y petrolífera puede afectar los ecosistemas sensibles. Los desechos nucleares se han almacenado en muchos desiertos, después de ser utilizados como campos de prueba para explosiones nucleares, sobre todo en Estados Unidos y en el Sahara.

La ciencia ofrece siempre soluciones, y más que ofrecería si realmente pusiéramos nuestro empeño en ello, aunque la empresa parezca imposible.

Nadie se había ya planteado en serio por ejemplo volver a reforestar las mesetas peninsulares. Ni sería tan caro, ni sería tan problemático ni difícil, ni traería grandes problemas sino todo lo contrario, porque el clima cambiaría radicalmente para mejor.  Es casi sorprendente que algo como esto se les haya ocurrido en China.

Pero están en medio el Panteón de los Dioses del Lucro y la corrupción pues ese trabajo habría que entregárselo a especialistas. Y todo se politizaría.

Hace décadas en España se propusieron soluciones para reforestar el desierto de Almería, pero por motivos económico-sociales cayeron en el olvido. Es lástima porque un macrotrabajo como ese generaría puestos de trabajo y el beneficio social y ecológico estarían asegurados, pero ¿quién, sino el estado puede hacer tal cosa que, evidentemente, no puede conllevar un lucro inmediato?

Estos proyectos de investigación no se hacen en  lugares sino en China o en EE.UU. porque si hay que esperar 8 años a tener resultados el biólogo de turno se ha quedado sin publicarlo en los medios y sobre todo en internet, y eso es difícil que sea remunerados si no se hace para una universidad o el estado. Los especialistas tienen que ser famosos, no basta con ser innovadores.

Luego está el problema de la “bioseguridad”. En España, por ejemplo, cuando solicitan un proyecto de investigación hay un apartado al respecto de un ministerio u organización estatal que hay que rellenar. Ir rociando bacterias por ahí, por muy “ciano” que sean, suena mal y hay que justificarlo. Algunas veces es una ventaja que existan innovadores como Chunxiang Hu y países como China. Son un ejemplo.

La idea de reforestar Almería estaba muy bien. Alguien la tuvo. El plan de reforestar Almería saldría adelante sin ninguna duda con población local comprometida con el éxito del plan, sería la total garantía de éxito. Pero el negocio que da vida a Almería es un mar de plásticos a mayor gloria de explotar inmigrantes y negocios financieros dedicados a la alimentación materia primera para venderla a grandes firmas ligadas a la hostelería. Y eso está tan centralizado y la central depende de Wall Street, London Stock Exchange y BCE.

El tema no es centralizar o descentralizar, es que no se sabe ni nadie quiere saber adónde se quiere ir del brazo del PP. Cuando no hay norte, no importa que las planificaciones se hagan en Almería, en Madrid, en Bruselas, en Zimbabwe, o en un organismo de la ONU.

Por descontado que además que el sistema de centralizado o “coordinado” como el español tendría el inventor que pasar por fronteras  políticas no sólo biológicas: Importa menos que    los Pirineos estén bajo la “responsabilidad” de tres estados, o que el mar del Norte bajo siete, o la cuenca del Danubio pasar por no se sabe cuántos. Estos organismos supraestatales no funcionan demasiado bien, pero están más libres para los innovadores que los centralistas siempre celosos de la madre patria y de leyes y constituciones que son armas arrojadizas. Incluso con sistemas sociopolíticos totalmente diferentes, sería más fácil trabajar y probar una idea genial como la del chino Chu que en España, Francia o, digamos, Marruecos.

Sólo hace falta voluntad política, mucho dinero y una administración que lo quiera hacer. Si las competencias necesarias están transferidas en Euskadi la idea de reforestar Almería sería mucho más fácil. Sólo que en los Pirineos no existe Almería, pero si existiera el estado central no podría hacer nada. La cosa es comprometerse. Lo secundario (aunque importante) es la forma.

Lo de transferir está muy bien. En Alemania está todo transferido (de hecho hay ministerios que directamente no existen, como el de Educación, es un mero coordinador), y les va bien. Es mejor no pensar los estorbos de la administración federal si fuese un país centralizado como España o Francia -es decir, dispusiese de unos presupuestos tranquilamente 25 veces mayores. En otros sitios está todo centralizado pero la perspicacia cuando va mezclada de la desesperación, funciona. Lo primero es localizar las cosas que hay que transformar o morir e implicar a fondo a la población local. Es el caso del agua en Alcazar de San Juan (Castilla la Mancha) y de algunas comarcas y pueblos de esas regiones, algo que con centralización pura y dura es difícil solucionar por los intereses de la privatización con Plataformas o sin ellas. No es posible (se ha creado una jerarquía de intereses oficiales o de cierto partido, donde al final, las últimas escalas se vuelven irresponsables, en el sentido de sentirse piezas y no partes). Gran parte del deterioro natural se debe al abandono del territorio. Existen provincias que están vacías, Soria o Teruel, es un escándalo, la gran mayoría del territorio además está en un proceso de abandono que probablemente estaría actuando igual en cualquier sistema administrativo, porque es un problema socioeconómico que no lo arregla una fórmula mágica que sucesivos gobiernos centralistas no han tenido.

Lo malo es que muchas veces los sitios a innovar están en montes que son de alguien. A veces son intereses empresariales son los que queman los bosques, otras son pirómanos y otras gente local con intereses o venganzas mezquinos, cualquier cosa antes de entregarlos, cederlos o permitir que trabaje un inventor.

En cuanto a la situación jurídica del desierto de Almería la desconocemos, pero seguro que gran parte tiene dueño. Si se reforesta algún antiguo dueño se enfadará y se acordará de las cerillas.

Puede parecer ridículo, pero en Europa casi todo el terreno tiene dueño, incluso el montañoso. Sólo algunas cumbres montañosas se salvan de ello.

La meseta tampoco se puede reforestar por las mismas razones y porque además se cultiva mucho cereal.

O sea que ni dios que pueda con el desierto de Almería. Habrá que llamar a la diosa Hu, para que eche un vistazo. Pero la bióloga tras muchos homenajes y pinchos oficiales pedirá un avión de la Fuerza Aérea para ir a refugiarse en las nieblas de Pekín.

Más recientes de Diasporaweb

¿Están las abejas amenazadas de extinción?. Sus mayores enemigos los plaguicidas y el cambio climático

¿Están las abejas amenazadas de extinción?. Sus mayores enemigos los plaguicidas y el cambio climático

0 Las estadísticas muestran que las abejas vuelan a su extinción. Están perseguidas por los monocultivos el cambio climático y sobre todo por los plaguicidas eso trae inconvenientes para la polarización tan importante para el hombre. Quizá Einstein tuviera razón Hace 1d

Se descubre un planeta que es un verdadero diamante en el cosmos

Se descubre un planeta que es un verdadero diamante en el cosmos

0 A 4.000 años luz de la tierra existe un planeta formado de carbono que orbita a una estrella de neutrones. A partir de 2005 se formó una diatriba entre astrofísicos y el diamante no fue planeta oficialmente hasta 2012 Hace 2d

A la búsqueda de tesoros perdidos en el mundo, los Sherlock Holmes siguen todas la pistas para encontrarlos

A la búsqueda de tesoros perdidos en el mundo, los Sherlock Holmes siguen todas la pistas para encontrarlos

0 La historia nos ha dejado episodios de naves cargadas de oro de América y abordadas por los piratas, de saqueos de los campos de concentración nazis y con ellas los que las han buscado 16/04/2014

La nanotecnología ha cambiado nuestro mundo gracias a la ciencia global, en paz o en guerra

La nanotecnología ha cambiado nuestro mundo gracias a la ciencia global, en paz o en guerra

0 Los científicos dicen adiós a las ruedas dentadas y pensar en organismos unicelulares. Si Darwin viviera se extrañaría del vuelco de la evolución. En el campo de la medicina todo milagro se hace. Y en las técnicas militares son el horror de cada día aunque el mundo tenga cada vez más hambre 15/04/2014

La vacuna de Ébola ha sido eficaz en laboratorio pero no ha llegado a tiempo a África. Sigue siendo una esperanza de futuro

0 Uno de los maleficios del Mal de Ébola son sus cuatro cepas diferentes con efectos similares pero composición química diversa. Otro, es que Ébola parece estar invisible en el aire y su contagio es fulminante. La vacuna debe tener en cuenta esto 14/04/2014

Mostrando: 1-5 de 717