×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Ernesto Ríos RochaMiembro desde: 25/08/18

Ernesto Ríos Rocha
551
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    11.050
  • Publicadas
    3
  • Puntos
    50
Veces compartidas
0
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
  • 10º
Recientes
  • 10º
Visitas a noticias
16/03/2022

Columna semanal de Ernesto Ríos Rocha

EL EGO

Los regaños son muy duros y desagradables y los alabos dulces como la miel y no siempre el alabo es mentira, ni siempre los regaños son verdad. Pero el alabo se cree y no reflexiona y el regaño, aunque angustiado, reflexiona.

Quien reconoce a Dios acaba con su propio “yo yo yo” pues sabe que el que hace que todo suceda es Dios. Aquel que sigue creyendo que creó algo o se cree el padre de algún acontecimiento no conoce a Dios y a veces lo menciona o lo usa para su propio interés.

Es hermoso ser creador de algo pero no somos nosotros los que debemos pregonarlo porque perdemos toda dignidad de merecerlo.

Muestra lo que haces y que eres, pruébalo sin agregarle exageraciones y que los demás digan si eres grande o pequeño y deja que Dios te ponga el titulo que mereces en tu corazón y tú no andes poniéndolo en la mente de las personas con palabras.

No somos creadores de nada, incluso en nuestra inventiva está Dios haciendo que suceda todo lo que parece que hacemos; más cuando recalcamos “yo” Dios nos deja que nos creamos creadores hasta que te llegue el juicio.

Hay una búsqueda de logros y metas personales que disfrazamos de aportes humanitarios donde usamos la paz y el amor para salir en televisión, en publicaciones y ser admirados; pero a leguas se nos ve que nos encanta figurar en nombre de esas nobles causas.

El ego dirá que es feliz, que está completo y no necesita nada, ni fama ni aplausos, pero le verás corriendo hacia donde están los reflectores y las cámaras.

Es inevitable dejar de decir yo soy, yo hice, yo fundé, yo inventé; porque es parte del lenguaje; pero la humildad rompe lo inevitable y sin intenciones de llamar la atención, lo evita; lo cual, según la biblia, te acerca más a Dios.

Hasta los mismos ángeles cayeron en el ego enmascarado siendo engañados por el demonio. El único que puede negar su ego, es el mismo ego. Aquel que diga que no tiene ego miente, pues puede amansarlo pero no puede quitarlo porque es parte de la dualidad del ser. La humildad reconoce que tiene ego pero no lo deja que se empodere.

El ego es astuto y calculador pero la sabiduría puede detectarlo de inmediato y saber sus intenciones. La superficialidad del ser humano puede ser engañada fácilmente pues no ve más allá de la máscara, el vestido y las palabras; pero la sabiduría sobrepasa la superficie.

Lo único que hace la boca es una autopublicidad Hipnótica que trata de grabar mentiras en las mentes de las personas.

No te fíes de la lengua porque no es lo que dice ser, pues no te aclara que lo que dice ser, es lo que busca o desea ser, por lo tanto si lo desea, no lo es.

Por ejemplo, aquel que pregona la paz, no la tiene, pues la paz se transmite en la actitud mientras la boca solo la define, pues la paz es un estado de tranquilidad, no de difusión. Cuídate de aquel que pregona tener una virtud, porque lo que se pregona no se tiene.

LA CARENCIA

Algunas palabras salen del corazón y otras de la astucia de la mente. Mientras el corazón expresa con sinceridad su deseo de brillar y ser grande, en cambio la mente no reconoce ese deseo ególatra y lo disfraza vistiéndose de amor para alcanzarlo.

Cuando careces de algo, lo persigues o lo buscas. Inconscientemente la boca repite mucho lo que necesita que los demás crean, aún sabiendo que lo que se ve no se necesita repetir; negando que está persiguiendo lo que no tiene aún sabiendo que lo que tiene se ve y no hay necesidad de presumirse.

El astuto tiene miles de herramientas y justificaciones para hacerse pasar por bien intencionado y el único que le desenmascara y revela su verdadero rostro es el tiempo, pues lo que construyó se derrumba porque es efímero y no permanece; no está hecho de buen material y la tempestad lo deteriora en poco tiempo; por lo tanto el registro de palabrería que dejó en las mentes también queda cancelado.

La mejor manera de que sepan que tienes talento o que sabes hacer algo es mostrándolo, sin decir que lo tienes. Lo que se tiene no se busca ni se dice, porque se nota o se ve sin palabras. La grandeza o la carencia de cada uno salta a la vista mientras la boca habla inútilmente.

Definitivamente lo bueno vale aunque un mundo lo admire o lo ignore. Cuando una columna débil quiere sostener mucho peso, se derrumba.

No andemos jugando al importante en público, pues la que debe ponerte la corona y el titulo es la sociedad. Tienes derecho a ser grande pero no con tu propia boca. Cuando a tu logro le agregas “mundial” y dices que eres “internacional”, lo único que muestras es tu deseo de ser grande y tu carencia de profesionalidad.

Saludos

Ernesto Ríos

Más recientes de Ernesto Ríos Rocha

Un Maestro Peligroso: Ernesto Rios Rocha

Un Maestro Peligroso: Ernesto Rios Rocha

Jesús sería una persona muy peligrosa si anduviera entre los hombres de esta sociedad, la mayoría querrían acabar con él 08/04/2022

La Madre Teresa: Columna semanal de Ernesto Rios Rocha

La Madre Teresa: Columna semanal de Ernesto Rios Rocha

A la madre Teresa nunca le interesaron los reflectores porque para ella era perdida de tiempo 01/04/2022