×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Pilar15Miembro desde: 27/04/15

Pilar15
37
Posición en el Ranking
1
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    282.136
  • Publicadas
    227
  • Puntos
    59
Veces compartidas
70
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
26/12/2017

Por personal de Mayo Clinic

Hacer cambios en la alimentación y en el estilo de vida suele ser la primera medida para aliviar el malestar del estreñimiento crónico, y el siguiente paso pueden ser los medicamentos o la cirugía. Infórmate más sobre el autocuidado y el tratamiento del estreñimiento.

Diagnóstico

Además del examen físico general y del tacto rectal, los médicos recurren a los siguientes exámenes y procedimientos para diagnosticar el estreñimiento crónico y tratar de determinar su causa:

Análisis de sangre. El médico buscará alguna afección sistémica, como hipotiroidismo o baja producción de la hormona tiroides.

Examen del recto y de la porción inferior o sigmoide del colon (sigmoidoscopia). En este procedimiento, el médico introduce por el ano una sonda flexible e iluminada en un extremo para examinar el recto y la porción inferior del colon.

Examen del recto y de todo el colon (colonoscopia). Este procedimiento diagnóstico permite al médico examinar toda la longitud del colon con una sonda flexible que cuenta con una cámara en el extremo.

Evaluación de la función muscular del esfínter anal (manometría anorrectal). En este procedimiento, el médico introduce por el ano y el recto una sonda flexible y fina e infla el pequeño globo contenido en su punta. Luego, se retira el dispositivo a través del músculo esfinteriano. Este procedimiento permite al médico medir la coordinación de los músculos que intervienen en la defecación.

Evaluación de la velocidad del esfínter anal (prueba de expulsión del globo). Esta prueba, a menudo, se utiliza junto con la manometría anorrectal y mide el tiempo que tardas en eliminar un globo lleno de agua colocado en el recto.

Evaluación de cuán bien pasan los alimentos por el colon (estudio del tránsito colónico). Para este procedimiento, posiblemente debas tragar una cápsula que contiene un marcador radiopaco o un grabador inalámbrico. El recorrido de la cápsula a través del colon se grabará durante varios días y se lo podrá visualizar en las radiografías.

En algunos casos, quizás sea necesario ingerir un alimento activado por radiocarbono para que una cámara especial registre su recorrido (gammagrafía). El médico buscará signos de disfunción del músculo intestinal y observará cómo se moviliza el alimento por el colon.

Radiografía del recto durante la defecación (defecografía). Durante este procedimiento el médico introduce en el recto una pasta blanda elaborada con bario. Luego, se elimina la pasta de bario igual que se evacúan las heces. Debido a que el bario aparece en las radiografías, eso puede revelar un prolapso o problemas de la función o de la coordinación muscular.

Defecografía por resonancia magnética. Durante este procedimiento, al igual que en la defecografía con bario, el médico introduce un gel de contraste en el recto que luego se evacúa. El escáner de la resonancia magnética puede visualizar y valorar la función de los músculos de la defecación. Este estudio también puede servir para diagnosticar problemas que provocan estreñimiento, como un rectocele o un prolapso rectal.

Tratamiento

El tratamiento para el estreñimiento crónico normalmente empieza con cambios en la dieta y el estilo de vida que tienen por objeto agilizar el tránsito de las heces por los intestinos. Cuando esos cambios no ayudan, el médico puede recomendarte medicamentos o cirugía.

Cambios en la alimentación y en el estilo de vida

El médico puede recomendarte los siguientes cambios para aliviar el estreñimiento:

Consume más fibra. Agregar fibra en la alimentación hace más pesadas a las heces y acelera su paso por los intestinos. Comienza de a poco a consumir más frutas y verduras frescas todos los días. Elige panes y cereales integrales.

El médico puede recomendarte una cantidad específica de gramos de fibra para consumir todos los días. En general, intenta consumir 14 gramos de fibra por cada 1000 calorías en tu alimentación habitual.

Aumentar repentinamente la cantidad de fibra que consumes puede provocar hinchazón y gases; por eso, comienza de a poco e incrementa la cantidad durante el transcurso de algunas semanas hasta llegar al objetivo.

Hacer cambios en la alimentación y en el estilo de vida suele ser la primera medida para aliviar el malestar del estreñimiento crónico

Haz ejercicio la mayoría de los días de la semana. La actividad física aumenta la actividad muscular en el intestino. Intenta hacer ejercicio la mayoría de los días de la semana. Si todavía no empiezas a hacer ejercicio, consulta con tu médico para saber si estás lo suficientemente sano como para iniciar un programa de ejercicio.

No ignores la necesidad de evacuar los intestinos. Tómate tu tiempo en el baño para permitirte evacuar los intestinos sin distracciones ni apuros.

Laxantes

Existen varios tipos de laxantes y cada uno actúa de una manera distinta para facilitar la evacuación intestinal. Los siguientes son de venta libre:

Suplementos de fibras. Los suplementos de fibra añaden volumen a las heces. Entre estos, están el psilio (Metamucil, Konsyl), el policarbofilo de calcio (FiberCon) y la fibra metilcelulosa (Citrucel).

Estimulantes. Los estimulantes, como Correctol, bisacodilo (Ducodyl), Dulcolax y senósidos orales con Senna (Senokot), provocan la contracción del intestino.

Osmóticos. Laxantes osmóticos ayudan con el paso de los líquidos por el colon. Entre algunos ejemplos están el hidróxido de magnesio oral (leche de magnesia Phillips), el citrato de magnesio, la lactulosa (Kristalose) y el polietilenglicol (Miralax). Además, el polietilenglicol (Golytely, Nulytely) está disponible con receta médica.

Lubricantes. Los lubricantes como el aceite mineral permiten que las heces transiten más fácilmente por el colon.

Ablandadores de heces. Los ablandadores de heces como el docusato sódico (Colace) y el docusato cálcico (Surfak) humectan las heces al extraer agua de los intestinos.

Enemas y supositorios. El fosfato sódico (Fleet), los enemas de espuma de jabón o de agua corriente sirven para ablandar las heces y provocar la defecación. Los supositorios de glicerina o bisacodilo también pueden ablandar las heces.

Otros medicamentos

Si los medicamentos de venta libre no te resultan útiles para tratar el estreñimiento crónico, tu médico posiblemente te recomiende un medicamento de venta bajo prescripción, sobre todo si padeces el síndrome del intestino irritable.

Medicamentos que llevan agua a los intestinos. Existen muchos medicamentos recetados para tratar el estreñimiento crónico. La lubiprostona (Amitiza) y la linaclotida (Linzess) actúan llevando agua a los intestinos y acelerando el movimiento de las heces.

Otros tipos de medicamentos. El misoprostol (Cytotec), la colchina con probenecid (Col-Probenecid) y la onabotulinumtoxinA (también llamada toxina botulínica tipo A o Botox) actúan de diferentes modos y pueden usarse para tratar el estreñimiento crónico.

Entrenamiento de los músculos pélvicos

El entrenamiento de biorregulación implica trabajar conjuntamente con un terapeuta que utiliza dispositivos para ayudarte a aprender a relajar y contraer los músculos de la pelvis. Relajar los músculos del suelo pélvico en el momento correcto durante la defecación puede ayudarte a expulsar las heces con mayor facilidad.

Durante una sesión de biorregulación, se introduce una sonda especial (catéter) en el recto para medir la tensión muscular. El terapeuta te guía a lo largo de los ejercicios para que relajes y contraigas alternativamente los músculos pélvicos. Una máquina mide la tensión muscular y utiliza sonidos o luces para ayudarte a entender cuándo relajas los músculos.

Cirugía

La cirugía puede ser una opción después de haber probado otros tratamientos y cuando la causa del estreñimiento crónico es una obstrucción, un rectocele, una fisura anal o un estrechamiento.

Extraer una parte del colon mediante cirugía puede ser una alternativa para las personas que han probado otros tratamientos sin éxito y cuyo paso de las heces por el colon es anormalmente lento. La cirugía para extirpar todo el colon rara vez es necesaria.

Medicina alternativa

Muchas personas utilizan medicamentos alternativos y complementarios para tratar el estreñimiento, pero esos métodos no han sido suficientemente estudiados. Recurrir a un probiótico, como las bifidobacterias o los lactobacilos, puede ayudar; sin embargo, es necesario hacer más estudios. El fructooligosacárido, un azúcar presente de forma natural en muchas frutas y verduras, también puede ser útil. Actualmente, los investigadores están evaluando la utilidad de la acupuntura.

Más recientes de Pilar15

Colorantes alimentarios: ¿Nocivos para la salud?

Katherine Zeratsky, Enfermera y Licenciada en Dietética, Endocrinología y Nutrición de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota 12/01/2018

Año nuevo, alimentación sana

Tallo Verde y Jardín Orgánico, dos propuestas para comer sano 12/01/2018

Tratar la disfunción eréctil sin peligro

Vinculación entre efectos secundarios peligrosos y suplementos herbarios que alegan tratar la disfunción eréctil 11/01/2018

Prevención de embolias pulmonares

Según investigador de Mayo Clinic: “Es importante tomar conciencia del efecto sobre la coagulación sanguínea de algunas conductas, como el tabaquismo, la obesidad y la terapia hormonal” 08/01/2018

Mostrando: 1-5 de 227