Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Todo Sobre Mi Gato escriba una noticia?

PIF: una terrible enfermedad felina

07/08/2012 11:46
0

El otro dia trasteando por el blog me di cuenta de que había puesto un artículo de revisión sobre el PIF, pero no habia explicado en que consiste esta enfermedad y cuestiones básicas para entenderla.

¿Qué es el PIF?

PIF son las siglas de Peritonitis Infecciosa Felina , una enfermedad viral de los gatos que ocurre en todo el mundo. Es una enfermedad compleja y a menudo devastadora, pues pocos gatos sobreviven a ella.

¿Por qué se produce el PIF?

imageEl PIF es resultado de una infección con un virus de la familia de los coronavirus, llamado FCoV ( feline coronavirus ). Este virus, que es muy ubicuo entre la población felina, no suele provocar síntomas severos en los gatos. Sin embargo, en un porcentaje pequeño de ellos, provoca la grave enfermedad conocida como PIF.Es por ello que suele realizarse una distinción entre FECV (virus inductor de enteritis, el que no produce PIF) y FIPV (virus inductor de PIF), es decir, se considera que existen tipos avirulentos, que no provocan enfermedad, y tipos de virus virulentos, que si la producen.

¿Qué gatos suelen verse afectados?

El virus FECV es endémico, es decir, afecta a muchisimos gatos, se cree que más de la cuarta parte de los gatos mascota son infectados y hasta un 75% en criaderos. Sin embargo, el PIF es una enfermedad muy rara, que afecta principalmente a gatitos jóvenes (aunque puede afectar tambien a adultos) y parece que los gatos de raza están más predispuestos a sufrir la enfermedad.

¿Qué relación existe entre el FIPV y el FECV?

Realmente, no hay nada que los diferencie. Genéticamente parecen ser el mismo y antigénicamente también, y por tanto ninguna prueba diagnóstica puede diferenciarlos. Un gato puede dar positivo a una prueba para detectar FCoV y no sabremos si el gato tiene PIF o no lo tiene (sólo tiene el virus avirulento).En el post que puse anteriormente, se muestran muchos de los esfuerzos que se han llevado a cabo para intentar saber que hace que un virus que no provoca enfermedad, el FECV, pueda convertirse en uno letal, el FIPV.Parece ser que la propia genética del gato, si es propenso o no, también influye en el desarrollo del PIF, y por ello los gatos de raza parecen estar más desprotegidos.

¿Cómo se transmite el PIF?

El PIF en si mismo no se transmite, sino que lo hace el virus FECV. Este virus es muy contagioso, y la vía de contagio es fecal-oral. El reservorio del animal es el intestino, donde el virus se multiplica y el gato expulsa virus con las heces, lo que favorece la dispersión.imagePero como ya hemos dicho, normalmente los gatos infectados con FECV apenas tienen sintomatología. Es en las pocas ocasiones en que el virus FECV se transforma en FIPV en un gato propenso a la enfermedad cuando el animal enferma. Por tanto, la mera exposición al FECV no transmite el PIF, sino que es un proceso complejo.El stress, malos cuidados, la presencia de otros virus... son factores que parece que tambien favorecen la aparición del PIF en un gato infectado.

¿Qué síntomas tiene la enfemedad?

Existen dos formas de PIF, la seca y la húmeda.

La forma húmeda, tambien llamada clásica o efusiva, es la más comun. Esta forma de la enfermedad ataca a las cavidades del cuerpo, en particular al abdomen, siendo muy características la efusiones fluidas.La otra forma de PIF, conocida como no efusiva o seca, es menos común, y aunque también se centra en el abdomen, incluye más órganos como los ojos y el sistema nervioso central.El curso de la enfermedad va de unos pocos días a varios meses o mas, normalmente el PIF húmedo es más rápido en su evolución que el seco.image Gatito con evidente abultamiento en el abdomen por acumulación de líquido

Algunos síntomas son comunes al PIF seco y al húmedo, y algunos son diferenciales. Entre los síntomas comunes podemos citar fiebres crónicas y fluctuantes, que no responden a antibióticos, anorexia y pérdida de peso. Los gatitos jóvenes a menudo dejan de crecer. También aumentan los niveles de proteínas séricas y el número de células blancas en sangre con altas concentraciones de neutrófilos y bajos niveles de linfocitos. La orina a menudo se vuelve de un amarillo oscuro debido a la bilirrubina.La peritonitis ocurre en un 75% de los casos, la leuritis, con acumulación de líquido en el pecho, se ve en un 25% de los gatos con PIF efusivo. El líquido abdominal se manifiesta como un abdomen hinchado. Los gatos no castrados pueden mostrar un escroto anormalmente grande. Los gatos que acumulan líquido en el pecho suelen tener problemas respiratorios.image Ojo afectado de PIF

Los problemas en los ojos y el sistema nervioso central suelen ser exclusivos de la forma seca de PIF. Los síntomas oculares suelen manifestarse con opacidad en el fluido de la córnea, precipitados inflamatorios en la parte trasera de la córnea y una pupila con forma irregular, incluso con un cambio en el color de ojos (por la inflamación del iris). Los signos en el sistema nervioso central son variados, dependiendo de a que afecten. La debilidad y la paralisis son muy comunes, y se asocian a lesiones en la médula espinal. Si el cerebro está afectado, puede ocurrir demencia, cambios en la personalidad, convulsiones... etc.El hecho de que haya dos formas diferenciales de esta enfermedad se debe a la intensidad de la inmunidad del gato. El sistema nervioso tiene una barrera inmunológica especial que previene el acceso de sustancias que están en el resto del cuerpo. Así, la inmunidad del gato ha de ser muy intensa para que pueda entrar en el sistema nervioso central.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad?

Las infecciones normales por FECV son apenas reconocibles porque son clínicamente apenas reconocibles. Como mucho, se ven unos síntomas gastrointestinales que pueden confundirse con cualquier otra enfermedad. Si se miran los niveles de anticuerpos FCoV y resulta positivo, sólo es indicativo de que el gato estuvo expuesto a FECV alguna vez, pero no que esté enfermo.PIF, tanto en su forma húmeda como en la seca, tiene muchos síntomas, como hemos visto antes, y para realizar un diagnóstico se debe hacer un historial del animal, apuntando todas las características que vaya presentando el gato. Cuantas más tenga, más fiable será el diagnóstico de PIF.imageEl diagnóstico de modo serológico es virtualmente imposible ya que, como hemos dicho, el test no distingue entre FECV y FIPV. Aunque los gatos con PIF tienden a tener niveles muy altos de anticuerpos que aquellos gatos sanos expuestos a FECV, esto no es inequívoco (hay gatos sanos con altos niveles y gatos enfermos con bajos).La reacción en cadena de la polimerasa (PCR) se aplica también al diagnóstico de PIF. Estos test detectan niveles bajísimos de material genético viral en los tejidos del gato. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la PCR tampoco distingue entre FECV y FIPV, y por tanto, tampoco es fiable para detectar PIF.

¿Cuál es el tratamiento para esta enfermedad?

El PIF no tiene cura una vez es clínicamente aparente (un 95% de los gatos mueren). Esto NO quiere decir que todos los gatos infectados con el virus mueren, muchos se recuperan. Sólo los que empiezan a manifestar síntomas son los que han perdido la batalla.Los antibióticos no funcionan para los virus, y se ha intentado utilizar algunos antivirales pero que no han sido de utilidad. Los medicamentos anti inflamatorios o inmunosupresores (glucocorticoides, ciclofosfamida) suelen usarse a menudo para tratar de controlar la inflamación, pero esto sólo retrasa el fin y no tiene poder curativo. Inmunoestimulantes también se han probado sin ningún tipo de beneficio.Si un gato con PIF sólo tiene síntomas moderados y la enfermedad no parece progresar, puede mantenerse médicamente, además de proporcionarle descanso, sin actividades estresantes y una dieta alta en proteínas. Incluso así, la mayoría de gatos con PIF mueren.

¿Cómo podemos prevenir esta enfermedad?

Podemos intentar evitar la infección con FECV, que es oral-fecal. Para ello, es esencial una higiene para evitar contaminación fecal en el medio donde viva el gato, y evitar el encuentro con animales susceptibles de tener el virus, así como alimentos, agua, arena, suelo...La infección por FCoV puede eliminarse de los criaderos si se tienen las medidas adecuadas. La erradicación es posible debido a que los animales infectados no "esparcen" el virus durante largos periodos de tiempo, con lo que un aislamiento de estos animales pude prevenir nuevas infecciones. Además, los gatitos tienen una inmunidad proporcionada por la leche materna para las primeras 6 semanas de vida.También existe una vacuna contra el PIF, una vacuna basada en virus vivos (Primucell FIP). Esta vacuna es de una gran controversia, y no suele ser recomendada, debido principalmente a que su tasa de éxito es muy variable.

¿Cómo puedo saber más sobre esta terrible enfermedad?

Un buen sitio para informarse es esta página web, en inglés(contiene más información) o en español. Así mismo, puedes consultar esta otra.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en