Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Por qué los planes del gobierno para arreglar las recesiones fracasan en última instancia

4
- +
04/10/2019 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageUn elemento esencial de las doctrinas «poco ortodoxas», promovidas tanto por todos los socialistas como por todos los intervencionistas, es que la recurrencia de las depresiones es un fenómeno inherente al funcionamiento mismo de la economía de mercado. Pero mientras los socialistas sostienen que sólo la sustitución del socialismo por el capitalismo puede erradicar el mal, los intervencionistas atribuyen al gobierno el poder de corregir el funcionamiento de la economía de mercado de tal manera que se logre lo que ellos llaman «estabilidad económica», estos intervencionistas tendrían razón si sus planes antidepresivos tuvieran como objetivo el abandono radical de las políticas de expansión del crédito. Sin embargo, rechazan esta idea de antemano. Lo que quieren es ampliar cada vez más el crédito y evitar las depresiones mediante la adopción de medidas especiales «contracíclicas».

En el contexto de estos planes, el gobierno aparece como una deidad que se encuentra y trabaja fuera de la órbita de los asuntos humanos, que es independiente de las acciones de sus sujetos, y que tiene el poder de interferir con estas acciones desde fuera. Tiene a su disposición medios y fondos que no son proporcionados por el pueblo y que pueden ser utilizados libremente para cualquier propósito para el que los gobernantes estén dispuestos a emplearlos. Lo que se necesita para hacer el uso más beneficioso de este poder es simplemente seguir los consejos de los expertos.

El más publicitado entre estos remedios sugeridos es el calendario contracíclico de las obras públicas y el gasto en empresas públicas. La idea no es tan nueva como sus campeones quieren hacernos creer. Cuando llegó la depresión, en el pasado, la opinión pública siempre le pedía al Estado que se embarcara en obras públicas para crear puestos de trabajo y detener la caída de los precios. Pero el problema es cómo financiar estas obras públicas. Si el gobierno grava a los ciudadanos o les pide prestado, no añade nada a lo que los keynesianos llaman la cantidad total del gasto. Restringe el poder del ciudadano privado para consumir o invertir en la misma medida en que aumenta el suyo propio. Sin embargo, si el Estado recurre a los apreciados métodos inflacionarios de financiación, las cosas empeoran, no mejoran. Por lo tanto, puede retrasar brevemente el inicio de la recesión. Pero cuando llega la inevitable recompensa, la crisis es más grave cuanto más tiempo lo ha pospuesto el gobierno.

Los expertos intervencionistas no pueden comprender los verdaderos problemas que se plantean. En su opinión, lo principal es «planificar el gasto público de capital con suficiente antelación y acumular un estante de proyectos de capital totalmente elaborados que puedan ponerse en marcha a corto plazo», lo que, según ellos, «es la política correcta y la que recomendamos a todos los países que adopten».1 Sin embargo, el problema no es elaborar proyectos, sino proporcionar los medios materiales para su ejecución. Los intervencionistas creen que esto podría lograrse fácilmente frenando el gasto público en el auge y aumentándolo cuando llegue la depresión.

Ahora bien, la restricción del gasto público puede ser sin duda una buena cosa. Pero no proporciona los fondos que un gobierno necesita para una expansión posterior de su gasto. Un individuo puede conducir sus asuntos de esta manera. Puede acumular ahorros cuando sus ingresos son altos y gastarlos más tarde cuando sus ingresos disminuyen. Pero es diferente con una nación o con todas las naciones juntas. El tesoro puede acaparar una parte considerable de los generosos ingresos procedentes de los impuestos que fluyen hacia el erario público como resultado del auge. En la medida en que retenga estos fondos de la circulación, su política es realmente deflacionaria y contracíclica y puede, en esta medida, debilitar el auge creado por la expansión del crédito. Pero cuando estos fondos se vuelven a gastar, alteran la relación monetaria y crean una tendencia inducida por el efectivo hacia una caída en el poder adquisitivo de la unidad monetaria. De ninguna manera estos fondos pueden proporcionar los bienes de capital necesarios para la ejecución de las obras públicas archivadas.

El error fundamental de los intervencionistas consiste en que ignoran la escasez de bienes de capital. A sus ojos, la depresión es simplemente causada por una misteriosa falta de propensión de la gente tanto a consumir como a invertir. Mientras que el único problema real es producir más y consumir menos para aumentar el stock de bienes de capital disponibles, los intervencionistas quieren aumentar tanto el consumo como la inversión. Quieren que el gobierno se embarque en proyectos que no son rentables precisamente porque los factores de producción necesarios para su ejecución deben ser retirados de otras líneas de empleo en las que quieran cumplir quiere la satisfacción que los consumidores consideran más urgente. No se dan cuenta de que tales obras públicas deben intensificar considerablemente el verdadero mal, la escasez de bienes de capital.

Uno podría, por supuesto, pensar en otro modo para el empleo de los ahorros que el gobierno hace en el período de auge. El Tesoro podría invertir su excedente en la compra de grandes existencias de todos aquellos materiales que más tarde, cuando llegue la depresión, necesitarán para la ejecución de las obras públicas proyectadas y de los bienes de consumo que soliciten los ocupantes de estas obras públicas. Pero si las autoridades actuaran de esta manera, intensificarían considerablemente el auge, acelerarían el estallido de la crisis y agravarían sus consecuencias.2

Toda esta charla sobre las actividades gubernamentales contracíclicas apunta a un solo objetivo, a saber, desviar la atención del público del conocimiento de la causa real de las fluctuaciones cíclicas de los negocios. Todos los gobiernos están firmemente comprometidos con la política de bajas tasas de interés, expansión del crédito e inflación. Cuando aparecen las inevitables secuelas de estas políticas a corto plazo, sólo conocen un remedio: continuar en los emprendimientos inflacionarios.

[La acción humana (1949)]

Fuente.

1.Sociedad de Naciones, Economic Stability in the Post-War World, Report of the Delegation on Economic Depressions, Pt. II (Ginebra, 1945), pág. 173.

2.Al tratar con las políticas contracíclicas, los intervencionistas siempre se refieren al supuesto éxito de estas políticas en Suecia. Es cierto que el gasto público de capital en Suecia se duplicó entre 1932 y 1939. Pero esto no fue la causa, sino un efecto, de la prosperidad de Suecia en la década de 1930. Esta prosperidad se debió por completo al rearme de Alemania. Esta política nazi aumentó la demanda alemana de productos suecos, por un lado, y restringió, por otro, la competencia alemana en el mercado mundial de los productos que Suecia podía suministrar. Así, las exportaciones suecas aumentaron de 1932 a 1938 (en miles de toneladas): mineral de hierro de 2.219 a 12485; arrabio de 31.047 a 92.980; ferroaleaciones de 15.453 a 28.605; otros tipos de hierro y acero de 134.237 a 256.146; maquinaria de 46.230 a 70.605. El número de desempleados que solicitaron ayuda fue de 114.000 en 1932 y 165.000 en 1933. Cayó, tan pronto como el rearme alemán entró en pleno apogeo, a 115.000 en 1934, a 62.000 en 1935, y fue de 16.000 en 1938. El autor de este «milagro» no fue Keynes, sino Hitler.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1624 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
33
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.