Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Por qué la búsqueda de ganancias nos hace bien a todos

4
- +
08/11/2019 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEn la mayoría de las culturas, el beneficio es visto como el resultado de la explotación de algunos individuos por otros. Por lo tanto, cualquiera que se considere que se esfuerza por obtener beneficios se considera malas noticias y el enemigo de la sociedad y debe ser detenido a tiempo de infligir daños.

Sin embargo, las ganancias no tiene nada que ver con la explotación, sino con el uso más eficiente del ahorro real. Las ganancias debe considerarse como un indicador de si el ahorro real se emplea de la mejor manera posible, en lo que respecta a la promoción de la vida y el bienestar de las personas.

Si el empleo del ahorro real da lugar a la expansión del conjunto del ahorro real, esto podría considerarse indicativo de que este empleo se ha realizado de manera rentable.

Por el contrario, si se produce un descenso en la reserva de ahorros reales como resultado de las acciones particulares de los individuos, esto podría considerarse indicativo de una pérdida. Las acciones que llevaron a la pérdida causaron así el despilfarro de los ahorros reales.

Obviamente, la expansión del ahorro real, que es el corazón del crecimiento económico y se manifiesta en las ganancias, debe considerarse como el factor clave para elevar el nivel de vida de las personas.

En lugar de ser condenados, los individuos que son instrumentales en la expansión de la reserva de ahorros reales, que se manifiesta en términos de beneficios, deberían ser alabados.

Porque son estos individuos los que contribuyen a elevar el nivel de vida de la población en su conjunto.

Si alguien es responsable de la disminución del nivel de vida, son esas personas las que despilfarran los escasos ahorros reales, debilitando así el proceso de formación del ahorro real.

Las ganancias o pérdidas sólo pueden determinarse en una economía de mercado en la que puedan establecerse los precios de los bienes y los diversos factores de producción, y las ganancias surgen una vez que el empresario descubre que los precios de ciertos factores son bajos en relación con el valor potencial de los productos que estos factores, una vez empleados, podrían producir.

Al reconocer la discrepancia y actuar en consecuencia, el empresario la remueve. Es decir, elimina el potencial de mayores ganancias.

Según Murray Rothbard, todo empresario invierte en un proceso porque espera obtener un beneficio, porque cree que el mercado ha subvalorado y subcapitalizado los factores en relación con sus futuros alquileres.1

Pero para que un empresario obtenga beneficios, debe planificar y anticiparse a las preferencias de los consumidores. En consecuencia, los empresarios que sobresalen en su previsión de las preferencias futuras de los consumidores obtendrán ganancias.

Mediante una previsión precisa de las necesidades futuras de los consumidores, las empresas destinan los ahorros reales a la generación de la infraestructura que permita acomodar las demandas futuras de los consumidores.

Sin embargo, la planificación y la investigación nunca pueden garantizar que se aseguren los beneficios. Diversos acontecimientos imprevistos pueden afectar a las previsiones empresariales.

Los errores, que conducen a pérdidas en la economía de mercado, son una parte esencial de las herramientas de navegación, que dirigen el proceso de asignación de recursos en un entorno incierto en línea con lo que dictan los consumidores. La incertidumbre forma parte del entorno humano y obliga a las personas a adoptar posiciones activas.

Algunos comentaristas consideran las ganancias como una recompensa por asumir riesgos. En palabras de Ludwig von Mises, sin embargo,

Una falacia popular considera la ganancia empresarial como una recompensa por asumir riesgos. Considera al empresario como un jugador que invierte en una lotería después de haber sopesado las posibilidades favorables de ganar un premio contra las posibilidades desfavorables de perder su apuesta. Esta opinión se manifiesta más claramente en la descripción de las transacciones bursátiles como una especie de juego.

Mises entonces sugiere,

Cada palabra de este razonamiento es falsa. El propietario del capital no elige entre inversiones más arriesgadas, menos arriesgadas y seguras. Se ve obligado, por el propio funcionamiento de la economía de mercado, a invertir sus fondos de tal manera que satisfaga las necesidades más urgentes de los consumidores en la mayor medida posible.

Mises entonces añade,

Un capitalista nunca elige esa inversión en la que, según su comprensión del futuro, el peligro de perder su aportación es menor. Elige aquella inversión en la que espera obtener los mayores ganancias posibles.2

Una vez más, para un empresario el criterio último para invertir su capital es emplearlo en aquellas actividades que producirán bienes y servicios que se encuentran en la lista más alta de prioridades de los consumidores. Es este esfuerzo por satisfacer las necesidades más urgentes de los consumidores lo que produce ganancias.

En igualdad de condiciones, el beneficio es la manifestación de la expansión en la reserva de riqueza real y, por lo tanto, la reserva de ahorros reales.

Asimismo, el beneficio y la pérdida son los instrumentos por medio de los cuales los consumidores pasan la dirección de las actividades de producción a las manos de aquellos que están en mejores condiciones de servirles. De ahí que las políticas emprendidas para reducir o confiscar los beneficios menoscaben esta función.

En un entorno de interferencia del gobierno y de los bancos centrales, la consiguiente distorsión de los precios hace mucho más difícil medir si las empresas están obteniendo beneficios. Como resultado, se convierte en una tarea difícil separar las actividades generadoras de riqueza de las actividades no generadoras de riqueza.

Fuente.

1.Murray N. Rothbard, Man, Economy, and State (Los Angeles: Nash), vol. 2, pág. 466.

2.Mises, Human Action, pp. 809-10.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1636 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
33
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.