Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lorenc escriba una noticia?

¡Sin un amor para estrenar!

26/08/2020 07:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¡Cuántas mujeres se han pasado la vida, los años.. sin un amor que las haga sentir que estrenan

¡SIN UN AMOR PARA ESTRENAR!

Cualquier mañana, ella mira su teléfono y descubre un audio no escuchado… lo abre y cuando inicia el relato, el recuerdo de haberlo leído hace mucho tiempo, viene a su mente…. Ella se había olvidado de estrenar, no unas sandalias; se había olvidado de estrenar el amor ¡!!

Lo reservó para los recuerdos, para el día especial en que el fantasma, - ¡no se sabe de dónde! - viniera a salvarla de la espera; pero fantasma es fantasma y no podría, aunque quisiera, devolverle lo deseado, porque nada estaba perdido, ¡no se pierde lo que nuca se ha tenido!. Era ella y su alma.

Se olvidó de estrenar el amor…  ¿o de volver a estrenar? … En todo caso, los días pasaban sin asomo de cosquillas en el estómago, de anhelos de ojos reencontrándose, de momentos extrañados, de canciones compartidas, de esa cursilería tan propia del amor nuevo y tan ajeno ya para ella.

Se le olvidó hasta escribir una carta, una nota en cualquier papel de color o ajado. Se le olvidó llenar sus pensamientos del aroma de alguien y en sus sueños no aparecía nunca, un amor para estrenar.

Y la vejez llegó, con el olvido de estrenar un amor

Esa mujer, como muchas tantas, siempre tuvo un amor de lo alto y otros más pequeños que le acariciaban el alma; pero se le olvidó estrenar, no un amor más grande, sólo más humano, más de piel, y quizá más de circunstancias.

-          Miró hacia atrás y se encontró con Ligia, una mujer ya vieja en años, a quien también se le había olvidado estrenar el amor, y se vistió en cambio, aunque con gallardía, de tradición, aguante y maternidad-. 

Y se le olvidó tanto – a ella -, que sólo esa sencilla mañana, sintió su vejez, sintió los años que cruelmente pasaban. Y miró hacia arriba, con lágrimas en sus ojos, pidiéndole al amor en lo alto, que no le permitiera ver pasar más años, tal vez sus últimos años, sin un amor para estrenar.

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Lorenc (12 noticias)
Visitas:
8992
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.