Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Los somniferos que pueden convertirlo en asesino

28/02/2022 11:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El consumo de los somníferos Ambien (Zolpidem), en cuyo prospecto se previene de que el paciente puede levantarse de la cama en estado sonámbulo o con otros problemas de conducta, ha ocasionado varios asesinatos en Estados Unidos

Los somníferos más populares de EE.UU pueden. convertir a las personas en zombis asesinos

 

 

El consumo de los somníferos Ambien (Zolpidem), en cuyo prospecto se previene de que el paciente puede levantarse de la cama en estado sonámbulo o con otros problemas de conducta, ha ocasionado varios asesinatos en Estados Unidos, según revela  un estudio reciente. Parece exagerado y es casi un enigma el por qué, pero la realidad es que 22 millones de personas  lo toman a diario en Norteamérica aunque el fármaco crea adicción en seguida y muchos otros problemass. Pero es un sedante instantáneo.

 

El suministro de las pastillas  para dormir Ambien, el fármaco de moda en Norteamérica, puede  producir sonambulismo, pero lo más alarmante es que en ese estado algunas personas pueden hacer sin darse cuenta cosas como cocinar, comer, conducir un coche, hablar por teléfono, proponer o tener relaciones sexuales y –lo más terrible– cometer asesinatos, según una investigación llevada a cabo por el portal The Fix.

 

Así, en 2009 Robert Steward, un norteamericano de 45 años, fue condenado a 179 años de prisión por haber matado a ocho personas en una residencia de ancianos. Inicialmente, su crimen fue calificado por el fiscal como asesinato en primer grado, pero luego los jueces supieron que cuando perpetró sus crímenes se encontraba virtualmente dormido, en un estado parecido al sonambulismo, cuando perpetró sus crímenes (y lo peor es que no lamentaba nada), El jurado cambió el veredicto. Un abogado perspicaz salvó al acusado porque al investigar los hechos a fondo y darse cuenta que el hombre estaba tomando el somnífero Ambien y pidió nuevas pruebas. El tribunal aceptó el atenuante y retiró parte de los cargos. Con todo el alegato de la defensa no le libró de ser condenado por asesinato en segundo grado.  Eso motivó  una discusión jurídica en la prensa en torno a lo que se puede considerar atenuante y no eximente. Pero la investigación judicial y policial sobre los somníferos Ambien por circunstancias desconocidas no se llegó a terminar..

 

Las informaciones de los medios tienen a veces mucho de ambiguas, y así aparecen con importantes divergencias en periódicos de Estados Unidos y asñi llegan a internet. Es extraño en este primer caso judicial penal hubo  fallo de los investigadores porque no  examinaran Ambien para retirarlo. Se vendía o se vende, con receta médica, sobre todo para un insomnio rebelde. No está prescrito para su uso a largo plazo, porque  crea una adicción inquietante, aunque muchos pacientes siguen tomándolo para poder dormir bien. Ambien debe  tomarse según las indicaciones de la Guía del medicamento.

 

En primer lugar, ya que Ambien ayuda a conciliar el sueño tan rapidamente, se recomienda  tomarlo sólo justo antes de ir a la cama. Si se toma el medicamento y se permanece alerta sin acostarse se corre el riesgo deque quien lo toma haga y diga cosas que luego no recuerde. Esto se produce porque este somnífero o sedante hipnótico altera cualquier producto químico en el cerebro. Actúa ralentizando la actividad cerebral. Es mejor no tomarlo inmediatamente después de las comidas. Se traga sin agua. Y si se decide a tomarlo hay que calcular que se tiene por delante largas horas de cama.

 

 

La excusa del desconocimiento del uso del medicamento en caso de acidente, resulta chocante. Las varias maneras en que este se toma- según su formato- requiere una lectura atenta de las prescripciones de la Guia del medicamento  que muchos usuarios no hacen. Y quizás a veces las consecuencias son nefastas.

 

El de Robert Steward constituyó un primer fallo de la justicia norteamericana, pero no el único, porque pronto se dio un caso similar: Thomas Cheste Page, residente de Carolina del Sur, fue declarado culpable de matar a cinco oficiales de policía durante un tiroteo. El tribunal condenó a Thomas a 30 años de prisión por cada muerte, a pesar de que el acusado afirmaba que había empezado a disparar sin darse cuenta en un estado de semisonámbulo provocado por la toma del somnifero Ambien, recetado por su médico de cabecera. El hecho de que el acusado portara varias armas que se dicen defensivas pero que son de hecho ofensivas, hizo que se desestimara la petición de absolución.

 

Por culpa del fármaco en cuestión, la pesadilla de Julie Ann Bronson, nacida en Texas, fue todavía peor que los anteriores. Mató a tres personas en un coche, entre ellas un bebé de 18 meses, que falleció de una herida de bala en el cerebro. Cuando la mujer se despertó a la mañana siguiente en la celda de una cárcel, no recordaba lo sucedido. "Era surrealista. Era una pesadilla: yo soy una pacifista militante..", contó Julie Ann, quien aseguró que en estado normal "no haría daño ni a una mosca". La condena de Ann Bronson también fue rebajada cuando sus abogados probaron que perpetró sus crímenes bajo los efectos del somnífero Ambien. Porque el caso Amien estaba creando jurisprudencia. Lo que extraña a los de DIASPORAweb es que el fármaco no fuera retirado de inmediato por las autoridades médicas por orden judicial. Aunque de haberse prohibido a 22 millones de personas el tomar su somnífero antes acostarse podía haber causado un problema médico aún peor. Y el peligro de que apareciera en seguida un sustituto falsificado en el mercado negro.

 

 

 

Su presentación no facilita las complicaciones que conllevan sus efectos. Se vende en tabletas corrientes, en tabletas de “liberación prolongada”,   en tabletas sublinguales (Edluar, Intermezzo) que se disuelven bajo la lengua y en un aerosol bucal (Zolpimist), que se rocía en la boca sobre la lengua.Los somníferos que contienen Zolpidem incluyen las marcas Ambien, Ambien CR, Edluar y Zolpimist, además de versiones genéticas de Ambien y Ambien CR

 

Los errores de no cumplir las instrucciones se pagan caros, aparte de que crea dependencia desde las primeras tomas

 

Estos son algunos detalles nada más para su uso que vienen con su Guía del Medicamento, aunque  es difícil dejarlo o disminuir la dosis.Y

si el paciente se cansa de la esclavitud del fármaco y lo deja “de una vez”, el zolpidem pasa factura. Según la “guía” es posible que desarrolle sentimientos desagradables o cambios del estado de ánimo, o que presente otros síntomas de abstinencia, como inestabilidad, aturdimiento, retortijones estomacales y calambres musculares, náuseas, vómitos, sudoración, rubor, cansancio, llanto incontrolable, nerviosismo, ataques de pánico, dificultad para quedarse dormido o para permanecer dormido, temblor incontrolable de una parte del cuerpo y, en raras ocasiones, convulsiones.

 

Para completar la lista tambien puede producir somnolencia, disminución de la agudeza mental, y problemas de coordinación al día siguiente después de tomarlo. "Sensación de estar drogado", inestabilidad al caminar, dificultad para mantener el equilibrio. Su capacidad para conducir u opere maquinaria el día después de tomar Zolpidem puede verse afectada aunque se sienta totalmente despierto, sobre todo si

De internet tomamos este párrafo en torno al sonambulismo que provoca:

 

“Tenga en cuenta que algunas personas que tomaron Zolpidem se levantaron de la cama y condujeron sus vehículos, prepararon e ingirieron comida, tuvieron relaciones sexuales, realizaron llamadas telefónicas, caminaron o realizaron otras actividades mientras estaban parcialmente dormidas. Al despertarse, estas personas, por lo general, no pudieron recordar lo que habían hecho. Muchos de ellos eran episodios de sonambulismo virtual .”

 

    “ Piense que su comportamiento y su estado de salud mental pueden cambiar de modo inesperado mientras toma este fármaco. Resulta difícil establecer si estos cambios se deben al Zolpidem mismo o si se deben a enfermedades físicas o mentales que podrían estar ya presentes o desarrollarse en forma súbita. Informe a su médico de inmediato si presenta alguno de los siguientes síntomas: agresividad, comportamiento extraño o inusualmente extrovertido, alucinaciones (ver cosas o escuchar voces que no existen), sensación de estar fuera de su cuerpo, problemas de memoria, dificultad para concentrarse, ansiedad, agitarse fácilmente, habla o movimientos lentos, aparición o empeoramiento de la depresión, pensar en quitarse la vida o intentar hacerlo, confusión y cualquier otro cambio en sus pensamientos, su estado de ánimo o un comportamiento irritable especialmente si se les impide tomar la droga habitual. Asegúrese de que su familia sepa qué efectos preocupantes le causan, de modo que puedan llamar al médico si usted no puede buscar tratamiento por sí mismo.”

 

Este párrafo es casi escalofriante aunque puede tener algunas anomalías, como la de absolver al Zolpidem de algunas actitudes que pueden no  deberse normalmente a él.

 

Las Ambien se diseñó el farmaco para modificar cualquier substancia, alimento o producto químico en el cerebro que a veces puede desequilibrarlo y provocar insomnio. Algún científico ha dicho que Ambien transforma las células en el cerebro y es electrónicamente activo, provocando sensación de relajación y permite a la persona conciliar el sueño antes que todos los sedantes que se recuerdan. Una panacea para insomníacos. Una fácil solución a un problema nacional y global. Esa es también la impresión de varios portales médicos. ¿Cuál es pues el misterio?

 

Se considera psicoactiva a toda sustancia química de origen natural o sintético que al introducirse por cualquier vía (oral-nasal-intramuscular-intravenosa) ejerce un efecto directo sobre el sistema nervioso central (SNC), ocasionando cambios específicos a sus funciones; que está compuesto por el cerebro y la médula espinal, de los organismos vivos. Estas sustancias son capaces de inhibir el dolor, modificar el estado anímico o alterar las percepciones.

 

Algunas de las drogas psicoactivas: cocaína, crack, metilfenidato (ritalín), efedrina, MDMA (éxtasis), mescalina, LSD, psilocibina (psilocybe cubensis u hongos psilocibios), salvia divinorum, difenhidramina (benadryl), amanita muscaria, paracetamol (tylenol), codeína, tabaco, bupropion, cannabis, hachís. ejercen un efecto directo sobre el sistema nervioso central (SNC).

 

Sin desconocer la importancia de la biología, en este tema de la generación de placer,   la cual ya en los años cincuenta se planteó que, un conjunto de neuronas que forman el haz medial del cerebro anterior, están íntimamente relacionadas con sensaciones placenteras.

“Reducir la dosis nocturna- significa que habrá menos medicamento residual en la sangre

 

La mayor parte de las drogas con efectos sobre el sistema nervioso, que generan adicciones actúan modificando los niveles de

 neurotransmisores en el cerebro, produciendo cambios en la percepción y en los procesos del pensamiento. La activación del haz de fibras dopaminérgicas del cerebro anterior determina la consecuente sensación de placer y la activación del proceso adictivo.

 

 Podríamos entender que aquellos que consumen  sustancias como el Zolpidem dependen, al evitar el “displacer” que se genera al suspender la sustancia en el organismo, es decir, la constante búsqueda de placer.

 

 

 El perfil de una droga sin precedentes en los anales de la medicina no comparable, ni a la droga de la verdad, ni los descubrimientos e los médicos nazis

 

Durante la Segunda Guerra Mundial, varios médicos alemanes realizaron experimentos dolorosos, y a menudo mortales, en centenares miles de prisioneros de los campos de concentración sin su consentimiento. Sin perjuicio de que tratemos el tema más adelante ahí va un breve adelanto.

 

Los experimentos médicos del Tercer Reich contrarios a todo sentido ético o moral  abarcaban demasiadas categorías. Allí, los científicos probaron en cobayas humanos diversos métodos para la esterilización total de  grupos considerados racial o genéticamente indeseables por los nazis.

 

También usaron sustancias químicas activas en los interrogatorios a presos de gerra y a políticos, o meramente sospechosos, pero terminaron recurriedo a la tortura física o mental o a eliminádolos. Usaron sedantes e hipnóticos que alteran la alta función cognitiva incluyen el etanol, la escopolamina, el temazepam y otros barbitúricos como el sodio pentotal y el sodio amital.Pero nada parecido al zolpidem, por sus efectos. Y se ha hablado mucho de la droga (o suero) de la verdad)  una medicación psicoactiva utilizada para extraer información de una persona que esta indispuesta, imposibilitada para facilitarla, o no quería declarar. La nada ética utilización de la droga de la verdad la usaron primero los nazis, pero printo la aprendió el FBI y otras policías de muchos países, y está clasificada como forma de tortura de acuerdo al Derecho internacional, aunque se utiliza en la evaluación de pacientes psicóticos en la práctica de la psiquiatría. En general los observadores creen que esta sustancia no incrementa la capacidad para decir la verdad, sino únicamente la capacidad de hablar.

 

 

 

Es en ficción en la novela “Dr. Jekyll y Mr. Hyde“ que el escritor R. L. Stevenson la usó ya en 1886.

El Dr Jekyll descubre una droga que desdobla la personalidad. Pero no se le ocurrió una droga que vuelve a los hombres zombies o que les induce, sonámbulos, a matar a alguien.

 

Pero volviendo a Ambien (Zolpidem), el somnífero fue aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. en 1992. Actualmente, tras dos décadas y pico de uso corriente aunque muy extendido, hay muchos profesionales en Estados Unidos, que aún no han calibrado hay un Dr Jekyll suelto en el pais cuya peligrosidad para quienes están tomando sus preparados, que son millones de insomiacos, es alta. Y quedan después estupefactos al leer informaciones sensacionalistas o no en la prensa, como aspectos del sonanbulismo. O de zombies sin vudú.

 

Aunque hay alguna anomalia no grave y no denunciada sobre otros somníferos que se venden en el mercado médico de EE.UU. nunca se habían producido casos semejantes con un abanico tan amplio, como con el Zolpidem. Al dispararse su popularidad en todo Norteamérica, sus ventas generan miles de millones de dólares cada año a la empresa o empresas que lo producen.

 

 El secreto de Ambien no se puede descubrir con solo leer la literatura que adjunta. Surgen otros inconvenientes aprendidos de experiencias de otras personas o leídas en los medios . Quien ya ha estado tomando el somnífero una larga temporada, la dosis más alta, la sigue necesitando para lograr los mismos efectos. También, los usuarios a menudo experimentan cambios de humor repentinos y pueden irritarse por cualquier cosa.

 

Hay quien describe alucinaciones extrañas jamás experimentadas por un usuario, algunas de las cuales pueden llegar a ser  intensas y aterradoras. Cualquiera que use “Ambien Somníferos” también debe ser muy cauteloso de no sobredosificación. Si alguien se pasa costará despertarlo más que si hubiera tomado otra droga habitual e incluso puede entrar en coma ligero. Si la persona se descuida en tomar simultaneamente otras drogas, la sobredosis podría llegar a ser grave. Incluso ha habido algunos casos de muerte resultante de una sobredosis de somníferos ambientales.

 

Lo curioso de todo esto es que la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE. UU. aprobó un nuevo etiquetado en fecha bastante reciente con dosis más bajas (en un esfuerzo por reducir la somnolencia diurna que podría resultar

peligrosa mientras se realizan ciertas tareas), como conducir, cirugía, máquinas de precisión, etc..Pero eso mismo es problemático, porque si “las primeras tomas crean escuela en el cerebro y en cuanto se crea dependencia, las cosas-respecto a dosificación- empeoran.” Y nuestros técnicos opinan que bajar la dosis es difícil o imposible. Especialistas consultados por Diasporaweb consideran que la FDA debió incluir en el  nuevo etiquetado otros extremos peligrosos al margen de la conducción de un vehículo, como el poder transformar a un pacifista en asesino o en un sonámbulo peligrosísimo, que luego no se acuerda de lo que ha hecho.

 

 

La medida de reducir la dosis llegó después de una sugerencia de la FDA a los fabricantes, hace un tiempo, y el pedido de que incluyeran más información sobre la seguridad y los peligros para los pacientes."La FDA ha aprobado estos cambios debido al riesgo conocido de que estos fármacos provoquen discapacidad a la mañana siguiente", señaló la agencia en una declaración publicada en su sitio web. Observación para nosotros todavía insuficiente.

 

 

Según el Dr Ellis Unger, director de la Oficina de Evaluación de Fármacos I del Centro de Evaluación e Investigación Farmacológica de la FDA. "La conducción de vehículos nos preocupa de manera particular. Una gran parte de la población conduce, y ésta es una actividad inherentemente peligrosa". “El riesgo de discapacidad a la mañana siguiente en las actividades que requieren un estado de alerta no se suele tener en cuenta". Pero Unger dijo ambiguamente que “la afección del día siguiente no se limita a los fármacos que contienen Zolpidem, sino que se presenta con todos los medicamentos para dormir“. “Es cierto que ha habido informes de sucesos adversos, incluso de accidentes en vehículos motores que posiblemente se relacionaran con el Zolpidem, el vínculo no se ha establecido de forma definitiva, y quizás esto no pueda hacerse“, aclaró Unger“

¿Amplía el doctor los efectos de Zolpidem a otros somníferos sin dejar algunos más graves en el tintero?  

 

“Reducir la dosis nocturna-repite el Dr Unger- significa que habrá menos medicamento residual en la sangre para cuando la persona se despierte. Las formas de liberación extendida de ciertos medicamentos tienden a permanecer en el organismo durante más tiempo, señaló“.

 

La FDA recomendadó a los fabricantes reducir la dosis para las mujeres a la mitad, de 10 a 5 miligramos para los productos de liberación inmediata y de 12.5 mg a 6.25 mg para los productos de liberación prolongada (Ambien CR).

 

Para los hombres, la agencia pidió a los fabricantes que cambiaran las etiquetas para recomendar que los médicos y otros profesionales de la salud consideraran recetar  dosis más bajas. Probablemense se referían al somnífero para nuevos pacientes.

 

Al explicar las recomendaciones distintas para los hombres y para las mujeres, el Dr. Ellis Unger comentó que "las mujeres parecen ser más susceptibles al riesgo de efectos a la mañana siguiente porque eliminan el zolpidem del organismo con más lentitud". Aunque por las crónicas de sucesos del comienzo de nuestro reportaje no está claro por qué las mujeres eliminan la sustancia del organismo más lentamente que los hombres.

 

El comentario de la gente  de a pie que toma otros medicamentos similares no se queja de haberse convertido en nada parecido a un zombie.

 

Hay algunos beneficios y muchos inconvenientes en tomar los que se anuncian como “Ambien píldoras para dormir” a lo que cualquier psiquiatra podría añadir  “fármaco ideal para matar como un perfecto sonámbulo zombie”. Y multiplicar los efectos por 22 millones de usuarios es como para alarmarse y pedir conexión con la Casa Blanca, para pedir que retiren la droga por mandato presidencial, aunque ya habrá gente en Estados Unidos que lo habrá hecho. O habrá que añadir que ese es “el pais soñado por los zombies con receta“.está tomando las tabletas sublinguales (Intermezzo).

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1875 noticias)
Visitas:
3615
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.