Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Las tasas de impuestos «bajas» a menudo enmascaran cargas fiscales mucho más grandes

0
- +
22/01/2020 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLas discusiones sobre los efectos de los incentivos de los impuestos pueden ser engañosas. La atención se centra normalmente en los tipos impositivos impuestos. Pero los incentivos de uno no se miden mejor por las tasas impositivas, sino por cuánto valor creado para otros (reflejado en la disposición de los consumidores a pagar) es retenido por el creador, lo que yo llamo ingreso neto.

Estas dos variables (tasas impositivas e ingresos netos) son recíprocas en el sentido de que cuanto más alta es la tasa impositiva marginal, menor es el ingreso neto en relación con el valor creado. Pero esta última es una herramienta más precisa, porque revela cuánto cambian los incentivos como resultado de un cambio en los impuestos.

Esta es una clave para la economía de la oferta, porque cuanto más altas sean las tasas impositivas marginales existentes, mayor será la mejora de los incentivos con una disminución de las tasas impositivas. Por eso, la reducción de la tasa impositiva superior de 1981 del 70 al 50%, que condujo a un aumento de dos tercios de los ingresos netos en el margen (de 30 centavos a 50 centavos por dólar de valor generado), tuvo un efecto tan grande en el comportamiento, lo que resultó en mayores ingresos fiscales de ese grupo impositivo, pero la reducción de la tasa inferior en una proporción ligeramente menor del 14 al 11%, lo que condujo a que los ingresos netos en el margen aumentaran aproximadamente un 4% (de 86 centavos a 89 centavos por dólar de valor generado), tuvo un pequeño efecto en el comportamiento y resultó en menores ingresos fiscales de ese grupo.

Pensar en términos de ingresos netos también es clave para entender cómo las tasas impositivas aparentemente bajas pueden imponer cargas más sustanciales que las típicamente reconocidas. Un ejemplo excelente es el impuesto del 2, 3% sobre los dispositivos médicos impuesto en 2013 como parte del Obamacare y que acaba de ser derogado por el reciente proyecto de ley de gastos generales. El 2, 3% no parece mucho, pero no dejó el 97, 7% del valor creado en los bolsillos de los creadores. Eso se debe a que no se trataba de un impuesto sobre las ganancias, sino sobre las ventas brutas. Por lo tanto, si un fabricante de dispositivos médicos ganara un millón de dólares en ganancias sobre 10 millones de dólares en ventas, el impuesto sería el 2, 3% de 10 millones de dólares, es decir, 230.000 dólares. Eso equivale a un impuesto del 23% sobre las ganancias, lo que deja una fracción mucho menor de las ganancias creadas en manos del creador. En un testimonio ante el Congreso, una de esas empresas informó que el impuesto actuaba como una tasa impositiva del 79% sobre sus ganancias. Sumado a otros impuestos (por ejemplo, los impuestos corporativos) y al hecho de que el impuesto se aplica tan pronto como se realizan las ventas, mucho antes de que se obtengan los beneficios típicos de la industria, es un desincentivo masivo, mucho peor de lo que sugiere una tasa impositiva del 2, 3%.

Una versión similar de las cargas fiscales de bajo costo es el impuesto a la propiedad. Digamos que hay una propiedad de 100 millones de dólares que genera una tasa de retorno del 10%, o 10 millones de dólares anuales. Si hubiera un impuesto a la propiedad del 2%, que no parece mucho, costaría 2 millones de dólares al año. Pero eso equivale a un impuesto del 20% sobre los ingresos generados por la propiedad, lo que revela efectos mucho más adversos sobre el incentivo.

Más sobre

Otra forma de referirse a las tasas impositivas que reduce el grado en que los impuestos dañan los incentivos es cuando se imponen múltiples impuestos sobre el flujo de ingresos en cuestión. Ello se debe a que es la tasa impositiva marginal acumulativa la que dicta qué fracción de la creación de valor se convierte en ingreso neto (así como el exceso de carga, o costo de bienestar, más allá de los ingresos fiscales generados para el gobierno, aproximadamente proporcional a la tasa impositiva pertinente).

Por ejemplo, las ganancias corporativas deben soportar la carga de los impuestos sobre la propiedad (sobre el valor de la propiedad, no sobre los ingresos que genera), luego los impuestos federales y estatales e incluso los impuestos corporativos locales, y luego cualquier ganancia que se destine a los propietarios también debe soportar los impuestos sobre la renta personal. Y las cargas reglamentarias, que actúan como impuestos, se suman a los desincentivos. Los desincentivos y las cargas de la sociedad son mucho mayores de lo que revela cualquier tasa de impuestos. Y desde 2013, si usted fuera un fabricante de dispositivos médicos, también estaría gravado por ese impuesto.

La moraleja de esta historia económica es que siempre que alguien que tiene un incentivo para reducir la carga de un impuesto está hablando o escribiendo, tenga cuidado de mirar lo que sucede con los ingresos que se llevan a casa como una mejor guía para la política. Eso ayudará a inocularlo contra los falsos ataques a la economía del lado de la oferta, de las tasas impositivas engañosamente «bajas» que cargan a la gente mucho más de lo que la mayoría se da cuenta, y de las cargas y desincentivos mucho mayores que se imponen cuando se aplican múltiples impuestos (y regulaciones) a la misma corriente de ingresos.

Este enfoque también puede dar sentido a una razón importante por la cual los antifederalistas se opusieron tan enérgicamente a la ratificación de la Constitución (en ausencia de una carta de derechos). Como escribió Brutus sobre los impuestos, el lado del costo de la ampliación de los poderes del gobierno,

Este poder... se introducirá en cada esquina... tomará conocimiento del hombre profesional en su oficina, o estudio; observará al comerciante en la casa de contabilidad, o en su tienda; seguirá al mecánico a su taller... será un compañero constante del agricultor industrioso en todo su trabajo... iluminará la cabeza de cada persona en los Estados Unidos. A todas estas diferentes clases de personas, y en todas estas circunstancias, en las que les atenderá, el lenguaje en el que se dirigirá a ellos será ¡DAR! ¡DAR!

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1868 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
12
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.